lunes, 5 de abril de 2010

DOMINGO DE RAMOS, Jesús entra Rey en Jerusalén, y anuncia que reinará en la Cruz

Comienza la Semana Santa y recordamos la entrada triunfal de Cristo en
Jerusalén, con la bendición de las palmas y una procesión el Domingo
de Ramos. Todo viene de lo que pasó aquel día, cómo al entrar Jesús
con el borrico le cantaban y le recibieron con ramos de olivo, como al
rey David, ya que ahora Jesús representa al Mesías, hijo de David. Los
primeros cristianos fueron recordando esos momentos cada año con
procesiones, comenzando a venerar así los lugares donde había sucedido
algo de la vida de Jesús. Lo cuenta una famosa monja peregrina en su
diario: "Por eso el domingo anterior al Viernes Santo todo el pueblo
se reunía en el Monte de los Olivos junto con el obispo y desde allí
se dirigían a la ciudad con ramos en las manos y gritando Viva, como
habían hecho los contemporáneos de Jesús". Y nos detalla que el obispo
de Jerusalén, representando a Cristo, se montaba en un burro y que la
gente llevaba a sus recién nacidos y a los niños a la procesión.
En Roma para el siglo IV se le llamaba a este día "Domingo de la
Pasión" y en él se proclamaba solemnemente la Pasión del Señor,
haciendo ver que la cruz es el camino de la resurrección. Hasta el
siglo XI no se comenzó allí la costumbre de la procesión. En algunos
sitios, como en Egipto, la cruz era cargada triunfalmente en esta
procesión. En Francia y en España en el siglo VII se habla de la
bendición de ramos y de la procesión.
Lo que se hacía en Jerusalén era la procesión de Ramos, y se junta a
lo que se hacía en Roma, la celebración de la pasión. El Papa Juan
Pablo II ha querido unir una cosa más a esta celebración: la Jornada
Mundial de la Juventud, invitar a los jóvenes a dejar entrar a Cristo
en su vida y que lo lleven a los demás, a todo el mundo con su
testimonio.

En este día se presenta todo el misterio pascual: la vida o el
triunfo, mediante la procesión de ramos en honor de Cristo Rey, y la
muerte o el fracaso, con la lectura de la Pasión correspondiente a los
evangelios sinópticos (la de Juan se lee el viernes). Hoy es «Domingo
de Ramos» (cara victoriosa) o «Domingo de Pasión» (cara dolorosa).
"Cristo, siendo inocente, / se entregó a la muerte por los pecadores,
/ y aceptó la injusticia / de ser contado entre los criminales. / De
esta forma, al morir, / destruyó nuestra culpa, / y, al resucitar, /
fuimos justificados" (Prefacio Domingo de Ramos).

"Jesús iba hacia Jerusalén… Al acercarse a Betfagé y Betania, junto al
monte llamado de los Olivos, mandó a dos discípulos diciéndoles: -Id a
la aldea de enfrente: al entrar encontraréis un borrico atado, que
nadie ha montado todavía. Desatadlo y traedlo. Y si alguien os
pregunta: «¿Por qué lo desatáis?», contestadle: «El Señor lo
necesita.» Ellos fueron y lo encontraron como les había dicho.
Mientras desataban el borrico, los dueños les pregutaron: -¿Por qué
desatáis el borrico?
Ellos contestaron: -El Señor lo necesita.
Se lo llevaron a Jesús, lo aparejaron con sus mantos, y le ayudaron a
montar. Según iba avanzando, la gente alfombraba el camino con los
mantos. Y cuando se acercaba ya la bajada del monte de los Olivos, la
masa de los discípulos, entusiasmados, se pusieron a alabar a Dios a
gritos por todos los milagros que habían visto, diciendo:
-¡Bendito el que viene como rey, en nombre del Señor! Paz en el cielo
y gloria en lo alto.
Algunos fariseos de entre la gente le dijeron: -Maestro, reprende a
tus discípulos.
Él replicó: -Os digo, que si éstos callan, gritarán las piedras.
Esto ocurrió para que se cumpliese lo que dijo el profeta: «Decid a la
hija de Sión: Mira a tu rey, que viene a ti, humilde, montado en un
asno, en un pollino, hijo de acémila.»"
El texto se inspira en dos entronizaciones célebres: la del rey
Salomón y la de Jehú. Jesús, siguiendo esos antepasados, se presenta
como rey en Jerusalén. Salomón significa "el pacífico", y los ángeles
en el himno de la noche de Navidad dirán que Jesús traerá la paz, es
rey de paz, que trae a Jerusalén, la ciudad cuyo nombre significa
"ciudad de paz" (Sal 122, 6), la paz que su nombre reclama. Esta paz
se establece entre Dios y los hombres: "paz en el cielo" (el himno de
Navidad decía: "Paz a los hombres", pero con el mismo significado); y
va ligada a la manifestación de la "gloria" de Dios (Louis
Monloubou).

El Salmo nos introduce en el misterio: "¡Portones! Alzad los dinteles,
que se alcen las antiguas compuertas; va a entrar el Rey de la
Gloria". Palabras escritas para una procesión en que el Arca símbolo
de la presencia de Dios, es introducida en el templo, acompañada de
un pueblo que aclama a su Señor, se aplican perfectamente al nuevo
pueblo de Dios que quiere asociarse a Cristo que entra en su misterio
pascual, para introducir la verdadera Arca -su Cuerpo humano, en el
que habita la plenitud de la divinidad- en el templo definitivo de la
Gloria. Al contemplar y asociarse a Cristo que se dirige a la muerte,
a "pasar" con su cuerpo al templo definitivo de Dios, que está ya
tocando sus dinteles que son la muerte, que abrirá estas puertas, el
pueblo pide con insistencia: "¡Portones! Alzad los dinteles, que se
alcen las antiguas compuertas; va a entrar el Rey de la Gloria" (J.
Llopis).

Hay también una "teología del borrico" en estos signos. Como dice S.
Agustín, aquel asno somos nosotros: "No te avergüences de ser jumento
para el Señor. Llevarás a Cristo, no errarás la marcha por el camino:
sobre ti va sentado el Camino. ¿Os acordáis de aquel asno presentado
al Señor? Nadie sienta vergüenza: aquel asno somos nosotros. Vaya
sentado sobre nosotros el Señor y llámenos para llevarle a donde él
quiera. Somos su jumento y vamos a Jerusalén. Siendo él quien va
sentado, no nos sentimos oprimidos, sino elevados. Teniéndole a él por
guía, no erramos: vamos a él por él; no perecemos".
Jesús tiene necesidad de un borrico. Los guerreros montan a caballo.
En el antiguo Oriente, la mula- no el asno- servía de montura a reyes
y nobles. El asno era la cabalgadura de los pobres y de las gentes de
paz. Eligiendo este tipo de cabalgadura, pretende resaltar el
significado pacífico, espiritual e interior de su acción. No es el
rey guerrero que viene a conquistar por la fuerza ni un libertador
político rodeado de carros de guerra, sino el Mesías de la paz, que
trae la salvación, la vida en plenitud para los hombres; una vida que
surge de su mismo interior como una fuente. Así es el rey de Israel
querido por Dios (Francisco Bartolomé). Y decía S. Josemaría: "Jesús
se contenta con un pobre animal, por trono (...). Hay cientos de
animales más hermosos, más hábiles y más crueles. Pero Cristo se fijó
en él, para presentarse como rey ante el pueblo que lo aclamaba.
Porque Jesús no sabe qué hacer con la astucia calculadora, con la
crueldad de corazones fríos, con la hermosura vistosa pero hueca.
Nuestro Señor estima la alegría de un corazón mozo, el paso sencillo,
la voz sin falsete, los ojos limpios, el oído atento a su palabra de
cariño. Así reina en el alma». ¡Dejémosle tomar posesión de nuestros
pensamientos, palabras y acciones! ¡Desechemos sobre todo el amor
propio, que es el mayor obstáculo al reinado de Cristo! Seamos
humildes, sin apropiarnos méritos que no son nuestros. ¿Te imaginas lo
ridículo que habría sido el borrico, si hubiera pensado que los
aplausos que las gentes dirigían al Maestro eran para él? Jesús no
vino a ser más que los demás, sino a servir… vamos a aprender.

Jesús hace su entrada en Jerusalén como Mesías en un humilde borrico,
como había sido profetizado muchos siglos antes (Zacarías 4, 4). Y los
cantos del pueblo son claramente mesiánicos; esta gente conocía bien
las profecías y se llena de júbilo. Jesús admite el homenaje. Su
triunfo es sencillo, sobre un pobre animal por trono. Jesús quiere
también entrar hoy triunfante en la vida de los hombres sobre una
cabalgadura humilde: quiere que demos testimonio de Él, en la
sencillez de nuestro trabajo bien hecho, con nuestra alegría, con
nuestra serenidad, con nuestra sincera preocupación por los demás. Hoy
nos puede servir de jaculatoria repitiendo: Como un borrico soy ante
Ti, Señor..., como un borrico de carga, y siempre estaré contigo (san
Josemaría Escrivá). El Señor ha entrado triunfante en Jerusalén. Pocos
días más tarde, en esta ciudad, será clavado en la Cruz.
Desde la cima del monte de los Olivos, Jesús contempla la ciudad de
Jerusalén, y llora por ella. Mira cómo la ciudad se hunde en el
pecado, en su ignorancia y en su ceguera. Lleno de misericordia se
compadece de esta ciudad que le rechaza. Nada quedó por intentar: ni
en milagros, ni en palabras... En nuestra vida tampoco ha quedado nada
por intentar. ¡Tantas veces Jesús se ha hecho el encontradizo con
nosotros! ¡Tantas gracias ordinarias y extraordinarias ha derramado
sobre nuestra vida! La historia de cada hombre es la historia de la
continua solicitud de Dios sobre él. Cada hombre es objeto de la
predilección del Señor. Sin embargo, podemos rechazarlo como
Jerusalén. Es el misterio de la libertad humana, que tiene la triste
posibilidad de rechazar la gracia divina. Hoy nos preguntamos: ¿Cómo
respondo a lo que me pide el Señor?

Aquella entrada triunfal duró poco. Los ramos verdes se marchitaron
pronto y cinco días más tarde el hosanna se transformó en un grito
enfurecido: ¡Crucifícale! Somos, que también somos capaces de lo mejor
y de lo peor, le pedimos a la Virgen ir de su mano, para no abandonar
a Jesús. Si queremos tener la vida divina, triunfar con Cristo, hemos
de ser constantes y hacer morir por la penitencia lo que nos aparta de
Dios y nos impide acompañar al Señor hasta la Cruz. No nos separemos
de la Virgen. Ella nos enseñará a ser constantes (F. F. Carvajal). Nos
enseñará a extender hoy en el suelo, más que palmas o ramos de olivo,
nuestros corazones. A ser humildes. A ser mortificados. A ser
comprensivos con los demás. Éste es el homenaje que Jesús espera de
nosotros.
Domingo de Ramos, procesión de las Palmas: queremos acompañar a Jesús
en estos días de Semana Santa, agradecer su amor por nosotros y
unirnos a ese burrito para atrevernos a ser portadores de Dios.
Hoy es día para menos comentarios, y dejar sitio a la Palabra de Dios,
que hable en nuestro corazón, que la meditemos. El Señor Jesucristo
entra en Jerusalén, para reinar en la Cruz: ¡Es el Señor! ¡Hosanna!
Jesús tiene necesidad de un borrico. Los guerreros montan a caballo.
En el antiguo Oriente, la mula- no el asno- servía de montura a reyes
y nobles. El asno era la cabalgadura de los pobres y de las gentes de
paz. Es el Mesías de la paz, que trae la salvación. Jesús me necesita,
a mí, para que le lleve, para llevar la paz.

En la pasión Jesús es proclamado nuestro Rey y se realiza nuestra
liberación, por su sufrimiento.
En la misa leemos primero al profeta Isaías "Mi Señor me ha dado una
lengua de iniciado, / para saber decir al abatido / una palabra de
aliento" y luego nos dice qué pasará con Jesús, como manso cordero:
"Ofrecí la espalda a los que me golpeaban, / la mejilla a los que
mesaban mi barba. / No oculté el rostro a insultos y salivazos". Y en
medio del dolor, se abandona a Dios: "Mi Señor me ayudaba, / por eso
no quedaba confundido; / por eso ofrecí el rostro como pedernal,/ y sé
que no quedaré avergonzado". Hoy es la Palabra de Dios la que habla,
pocas glosas hacen falta sino meditarla. Es Jesús este Siervo que
tiene palabras para consolar al cansado, que da su cuerpo a los que le
hieren, que no retira su rostro ante nuestro dolor. Vemos la actitud
que toma Jesús ante dificultades, persecución, golpes e insultos, y su
confianza en Dios, que le permite ser fiel hasta el final, el
cumplimiento pleno de la misión de Cristo Jesús. Anunciar lo que nace
de la voluntad del Padre, Dios concede las fuerzas para hacerlo. Es un
canto de esperanza, y si su tarea es amarga, da esperanza al pueblo
(A. Gil Modrego). Son las maravillosas páginas que nos hablan del
sufrimiento de Jesús, mucho tiempo antes, de modo misterioso.

El Salmo es tremendo, porque muchos siglos antes parece que el que lo
escribió estuviera viendo a Jesús en la Cruz: "Dios mío, ¿por qué me
has abandonado?", expresión dramática de la soledad y del dolor de un
moribundo que se siente olvidado incluso por Dios. Entonces es cuando
él se abandona en Dios. "Al verme se burlan de mí… dicen: / «Acudió al
Señor, que le ponga a salvo; / que lo libre si tanto lo quiere.» / Me
acorrala una jauría de mastines, / me cerca una banda de malhechores:
/ me taladran las manos y los pies, / puedo contar mis huesos. / Se
reparten mi ropa, / echan a suerte mi túnica". Y después vemos la
confianza, el Dios salvador que viene a ayudar: "Pero tú, Señor, no te
quedes lejos; / fuerza mía, ven corriendo a ayudarme. / Contaré tu
fama a mis hermanos, / en medio de la asamblea te alabaré. / Fieles
del Señor, alabadlo, / linaje de Jacob, glorificadlo, / temedlo,
linaje de Israel".
También los santos sienten esta «noche oscura», el abandono, como
vemos en las cartas que recoge el libro «Madre Teresa (de Calcuta):
Ven y sé mi luz». A los diez años de su muerte podemos conocer su
larga sequedad espiritual y sus dudas de fe: "Señor, Dios mío, ¿por
qué me has abandonado? Yo era la hija de tu Amor, convertida ahora en
la más odiada, la que Tú has rechazado, que has echado fuera como no
querida y no amada. ¿Dónde está mi fe?... Hay tanta contradicción en
mi alma: un profundo anhelo de Dios, tan profundo que hace daño; un
sufrimiento continuo, y con ello el sentimiento de no ser querida por
Dios, rechazada, vacía, sin fe, sin amor, sin celo... El cielo no
significa nada para mí: ¡me parece un lugar vacío!". Raniero
Cantalamessa opina que "el que la Madre Teresa pudiera pasar horas
ante el Santísimo, como dicen los testigos que la vieron, casi
extasiada… y el que lo hiciera en estas condiciones demuestra que es
un martirio… Creo que la Madre Teresa es la santa de la era mediática,
pues esta 'noche del espíritu' la protegió de la posibilidad de
convertirse en víctima de los medios, es decir, de que se exaltara a
sí misma. De hecho, ella misma decía que ante los más grandes honores
y ante el interés de la prensa, no sentía nada porque vivía este vacío
interior". La santa vivía feliz en medio de ese "silencio de Dios",
que la protegía de una idolatría del yo o de cualquier éxito. Le decía
al Señor: "Tu felicidad es lo único que quiero", y el ejemplo de vida
que confirmaba este deseo "puede indicar también a los otros miembros
de la orden cómo sobrellevar los momentos de oscuridad o de crisis
espiritual, a lo largo de una vida no fácil, al servicio de los más
pobres", dice el P. Kolodiejchuk, autor del libro, quien añade que
esas cartas de la Madre Teresa muestran su madurez espiritual, sus
locuciones divinas, su amor a Cristo crucificado como base de "la
revolución del amor" que empieza en la propia casa, con el "apostolado
de la sonrisa".
"En este silencio, ¿dónde está Dios?", preguntaba una chica a
Benedicto XVI, quien le respondía: «todos nosotros, aunque seamos
creyentes, experimentamos el silencio de Dios… podemos gritar siempre
de nuevo a Dios: "¡Habla, muéstrate!" Y sin duda en nuestra vida, si
el corazón está abierto, podemos encontrar los grandes momentos en los
que realmente la presencia de Dios se hace sensible incluso para
nosotros». A veces nos parece entreverle también en la belleza de la
Creación. Otras veces cuando nos quieren, en la familia, en la
amistad, el encuentro con Jesús en la confesión, la comunión.
Decía la santa: "mi mayor alegría ha sido haber conocido a
Jesucristo». En China quiso recibirla Deng Xiao Ping. Fue al hogar
para minusválidos donde estaba el hijo de Deng: –"Señor –le dijo–,
está usted haciendo aquí algo maravilloso, una obra de Dios". Le
contestó: –"Pero si yo no creo en Dios..." Y ella, con esa ciencia de
la experiencia: "–No importa; Él sí cree en usted..." Eso es lo que
cuenta, saber que Dios sí cree en mí, me ama, y eso se vive así: «Sólo
se tiene lo que se da»; es más, sólo quien está vacío tiene para dar,
pues se quita el yo, y cuando nos damos es cuando nos dejamos amar por
Dios y llenar de su amor, como Teresa, experta en humanidad: se
manifiesta muy bien en aquellas últimas palabras de un moribundo en
sus brazos: «¡Gracias. Ya ni me acordaba de lo que era un beso...».
Esa mujer que adoptó el nombre de Santa Teresita de Lisieux, quien
como ella tuvo esa crisis antes de morir, nos recuerda cómo vivir de
manera auténtica la religión del amor que triunfa desde la aparente
debilidad: la vida sin amor no vale nada... la justicia sin amor te
hace duro... la inteligencia sin amor te hace cruel... la amabilidad
sin amor te hace hipócrita... la fe sin amor te hace fanático... "Veo
a Dios en cada ser humano. Cuando lavo las heridas de los leprosos,
siento que estoy curando al mismo Señor. ¿No es una experiencia
hermosa?"

San Pablo nos dice como una canción de misa de aquellos primeros años,
se canta en dos partes, la primera habla de que Dios baja cuando se
hace hombre y obedece y sufre la humillación hasta la muerte, y luego
resucita y sube, ha sido elevado por el Padre hasta la gloria. Pascua
significa eso: el "paso" por la muerte a la vida. Pablo nos lo dice
para animarnos a que nuestro programa de vida sea el mismo que el de
Jesús. Este himno ha de animarnos a la humildad, que nuestros
sentimientos sean los mismos que los de Cristo Jesús: "Cristo, a pesar
de su condición divina, / no hizo alarde de su categoría de Dios; / al
contrario, se despojó de su rango, / y tomó la condición de esclavo, /
pasando por uno de tantos.
Y así, actuando como un hombre cualquiera, / se rebajó hasta someterse
incluso a la muerte, / y una muerte de cruz.
Por eso Dios lo levantó sobre todo, / y le concedió el
«Nombre-sobre-todo-nombre»; / de modo que al nombre de Jesús toda
rodilla se doble / -en el Cielo, en la Tierra, en el Abismo-, / y toda
lengua proclame: « ¡Jesucristo es Señor!», / para gloria de Dios
Padre".

Adán quiso ser lo que no podía, el hijo que no quiso ser hijo y quiso
ponerse en lugar de su padre rey, desobedecer. Jesús es el hijo
obediente, que es Rey, y quiere hacerse uno de nosotros para tomar
todas las penas que nos tocaba pagar a nosotros y pagarlas él, y así
devolvernos el sitio en la casa del Padre, en cambio de su sacrificio,
hizo el milagro del amor gratuito en el árbol de la cruz, donde adán
quedó destronado, aquí el Rey nos pone la corona a nosotros, inaugura
su Reino. Aprendemos que la gloria no es conquista, sino regalo y
fruto del amor que se entrega; el camino hacia la gloria no es por el
egoismo y el poder, sino que pasa por la cruz.

Benedicto XVI recuerda que un rey quiso saber como es Dios y pidió a
los sabios y a los sacerdotes de su reino que se lo mostraran. No
fueron capaces de hacerlo. Pero un pobre pastor le enseñó lo que hacía
Dios; le dijo al rey que cambiaran los vestidos. El rey dio sus
vestidos reales al pastor, mientras que él se puso la sencilla ropa
campestre. «Esto es lo que hace Dios», fue la respuesta del pastor.
Así el Hijo de Dios renunció a su esplendor divino: se despojo de su
rango y tomo la condición de esclavo, pasando por uno de tantos. Y
así, actuando como un hombre cualquiera, se rebajo hasta someterse
incluso a la muerte. Sagrado intercambio: asumió lo que era nuestro,
para que nosotros pudiéramos recibir lo que era suyo, ser semejantes a
Dios. Es la historia de Príncipe y mendigo…
Gran maravilla, que somos hijos de Dios. San Agustín dice que en la
comunión no transformamos a Jesús en nuestra carne, sino que Él nos
transforma poco a poco en Él. Un intercambio admirable que comenzó en
el Bautismo, donde nos hemos revestido de Cristo: El nos da sus
vestidos, que no son algo externo. Significa que entramos en una
comunión de vivir con Él, que su ser y el nuestro se mezclan, se
compenetran mutuamente. Ya no soy yo quien vivo, sino que es Cristo
quien vive en mí: así describe San Pablo su Bautismo. "Cristo se ha
puesto nuestros vestidos: el dolor y la alegría de ser hombre, el
hambre, la sed, el cansancio, las esperanzas y las desilusiones, el
miedo a la muerte, todas nuestras angustias hasta la muerte. Y nos ha
dado sus "vestidos"... Debéis despojaros, en cuanto a vuestra vida
anterior, del hombre viejo (…), y revestiros del hombre nuevo, creado
según Dios, en la justicia y santidad de la verdad. Por tanto,
desechando la mentira, hablad con verdad cada uno con su prójimo, pues
somos miembros los unos de los otros. Si os airáis, no pequéis (San
Pablo a los Efesios 4,22-26)»".

Este año leemos la Pasión de San Lucas. Jesús dijo a los discípulos:
"-He deseado enormemente comer esta comida pascual con vosotros antes
de padecer… Y tomando pan, dio gracias; lo partió y y se lo dio
diciendo: -Esto es mi cuerpo, que se entrega por vosotros; haced esto
en memoria mía. Después de cenar, hizo lo mismo con la copa diciendo:
-Esta copa es la Nueva Alianza sellada con mi sangre, que se derrama
por vosotros". Y luego les habla del amor del Padre hacia su Hijo y
hacia los hombres, y de la misericordia divina. Y especialmente en la
Pasión es el evangelio del seguimiento de Jesús: hasta la cruz, y
hasta la gloria. No se busca la compasión devota, sino mostrarnos lo
que pasó: la Pasión, con la esperanza dirigida al buen ladrón, cuando
le habla sobre el paraíso. Acaba ahora el combate que Jesús había
empezado en el desierto, donde Jesús había sido tentado y Satanás se
había retirado por un tiempo, esperando su momento; ahora Satanás
vuelve a la batalla, entra en el corazón de Judas y ataca a Simón:
ésta es la hora y el poder de las tinieblas. Pero Jesús vence, nos
abre las puertas del cielo. Pero como el éxodo es necesario antes de
entrar en la tierra prometida, es necesaria la cruz antes de entrar en
la gloria. Es momento en que "va a sufrir" Jesús, y momento en que
vive en plena esperanza-unión con el Padre. Después de hablarles del
servicio que han de tener unos con otros, les dice: "Vosotros sois los
que habéis perseverado conmigo en mis pruebas, y yo os transmito el
Reino como me lo transmitió mi Padre a mí: comeréis y beberéis a mi
mesa en mi Reino, y os sentaréis en tronos para regir a las doce
tribus de Israel".
Y luego anima a Pedro, asegurándole su ayuda: "-Simón, Simón, mira que
Satanás os ha reclamado para cribaron como trigo. Pero yo he pedido
por ti para que tu fe no se apague. Y tú, cuando te recobres, da
firmeza a tus hermanos". Y después de anunciar la traición y el pecado
de Pedro, "salió Jesús como de costumbre al monte de los Olivos, y lo
siguieron los discípulos. Al llegar al sitio, les dijo:
-Orad, para no caer en la tentación".
Y Jesús rezaba: "-Padre, si quieres, aparta de mí ese cáliz. Pero que
no se haga mi voluntad, sino la tuya.
Y se le apareció un ángel del cielo que lo animaba. En medio de su
angustia oraba con más insistencia. Y le bajaba el sudor a goterones,
como de sangre, hasta el suelo. Y, levantándose de la oración, fue
hacia sus discípulos, los encontró dormidos por la pena, y les dijo:
-¿Por qué dormís? Levantaos y orad, para no caer en la tentación".
Dicen que había uno que no dormía, Juan, y por eso tomó nota de lo que
se cuenta aquí, estaba con un ojo medio abierto, oyendo como en
sueños. El episodio de Getsemaní es menos la tentación de Jesús que la
de sus discípulos. Son ellos los que deben "orar para no entrar en
tentación". Jesús ora, y su oración es el modelo de la oración
cristiana… es muy parecido con el Padrenuestro"; y el combate que
libra es el modelo de la lucha que tenemos: combate penetrado de
oración y sostenido con la ayuda de Dios.
Ahora arrestan a Jesús: "aparece gente: y los guiaba el llamado Judas,
uno de los Doce. Y se acercó a besar a Jesús. Jesús le dijo: -Judas,
¿con un beso entregas al Hijo del Hombre?" Pedro, enfadado, con la
espada "hirió al criado del Sumo Sacerdote, y le cortó la oreja
derecha. Jesús intervino diciendo: -Dejadlo, basta. Y, tocándole la
oreja, lo curó". Es la hora del poder de las tinieblas: prendieron a
Jesús, "se lo llevaron y lo hicieron entrar en casa del sumo
sacerdote. Pedro lo seguía desde lejos", entró al patio y cuando
decían: "-Tú también eres uno de ellos. Pedro replicó:… no lo soy… no
sé de qué hablas… Y estaba todavía hablando cuando cantó un gallo. El
Señor, volviéndose, le echó una mirada a Pedro, y Pedro se acordó de
la palabra que el Señor le había dicho: «Antes de que cante hoy el
gallo, me negarás tres veces.» Y, saliendo afuera, lloró amargamente.
Y los hombres que sujetaban a Jesús se burlaban de él dándole golpes.
Y, tapándole la cara, le preguntaban: -Haz de profeta: ¿quién te ha
pegado?" Y le hacían muchos insultos.
Ya de día, los sacerdotes judíos "llevaron a Jesús a presencia de
Pilato. Y se pusieron a acusarlo diciendo: -Hemos comprobado que éste
anda amotinando a nuestra nación, y oponiéndose a que se paguen
tributos al César, y diciendo que él es el Mesías rey. Pilato preguntó
a Jesús: -¿Eres tú el rey de los judíos? El le contestó: -Tú lo dices…
Por la fiesta tenía que soltarles a uno. Ellos vociferaron en masa
diciendo: -¡Fuera ése! Suéltanos a Barrabás. (A éste lo habían metido
en la cárcel por una revuelta acaecida en la ciudad y un homicidio.)
Pilato volvió a dirigirles la palabra con intención de soltar a Jesús.
Pero ellos seguían gritando: -¡Crucifícalo, crucifícalo!
El les dijo por tercera vez: -Pues, ¿qué mal ha hecho éste? No he
encontrado en él ningún delito que merezca la muerte. Así es que le
daré un escarmiento y lo soltaré. Ellos se le echaban encima pidiendo
a gritos que lo crucificara; e iba creciendo el griterío. Pilato
decidió que se cumpliera su petición: soltó al que le pedían (al que
había metido en la cárcel por revuelta y homicidio), y a Jesús se lo
entregó a su arbitrio.
Mientras lo conducían, echaron mano de un cierto Simón de Cirene, qué
volvía del campo, y le cargaron la cruz para que la llevase detrás de
Jesús. Lo seguía un gran gentío del pueblo, y de mujeres que se daban
golpes y lanzaban lamentos por él… Conducían también a otros dos
malhechores para ajusticiarlos con él. Y cuando llegaron al lugar
llamado «La Calavera», lo crucificaron allí, a él y a los malhechores,
uno a la derecha y otro a la izquierda.
Jesús decía: -Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen. Y se
repartieron sus ropas, echándolas a suerte. El pueblo estaba mirando.
Las autoridades le hacían muecas diciendo: -A otros ha salvado; que se
salve a sí mismo, si él es el Mesías de Dios, el Elegido. Se burlaban
de él también los soldados, ofreciéndole vinagre y diciendo: -Si eres
tú el rey de los judíos, sálvate a ti mismo. Había encima un letrero
en escritura griega, latina y hebrea: ESTE ES EL REY DE LOS JUDIOS.
Uno de los malhechores crucificados lo insultaba diciendo: -¿No eres
tú el Mesías? Sálvate a ti mismo y a nosotros. Pero el otro le
increpaba: -¿Ni siquiera temes tú a Dios, estando en el mismo
suplicio? Y lo nuestro es justo, porque recibimos el pago de lo que
hicimos; en cambio, éste no ha faltado en nada. Y decía: -Jesús,
acuérdate de mí cuando llegues a tu Reino. Jesús le respondió: -Te lo
aseguro: hoy estarás conmigo en el Paraíso.
Era ya eso de mediodía y vinieron las tinieblas sobre toda la región,
hasta la media tarde; porque se oscureció el sol. El velo del templo
se rasgó por medio. Y Jesús, clamando con voz potente, dijo: -Padre, a
tus manos encomiendo mi espíritu. Y dicho esto, expiró.
El centurión, al ver lo que pasaba, daba gloria a Dios diciendo:
-Realmente, este hombre era justo. Toda la muchedumbre que había
acudido a este espectáculo, habiendo visto lo que ocurría, se volvían
dándose golpes de pecho. Todos sus conocidos se mantenían a distancia,
y lo mismo las mujeres que lo habían seguido desde Galilea y que
estaban mirando".
Jesús dice: «Padre, perdónalos». Vence al mal con el perdón. Y basta
una petición de perdón al buen ladrón para que una vida de fracaso se
convierta en un éxito. Esto es la fe cristiana. Esto es el amor de
Dios. Siempre se puede arreglar la cosa, todo es posible para el que
sabe decir: "perdona". Es Jesús que hace las cosas nuevas. No importa
si somos como Pedro, un poco lanzados: "Iré contigo hasta la muerte" y
luego nos "rajamos": Jesús nos mira y así como afianzó a Pedro sobre
la Piedra, nos devuelve la confianza en nosotros mismos. Podemos
aprender, orando como Pedro, ya restablecido, porque rezar nos viene
bien para ponernos buenos. "El Señor le miró, y Pedro se acordó" y así
explica san Agustín: "¿Qué significa: Le miró? En efecto, el Señor no
le miró al rostro como para recordárselo. La realidad es otra. Leed el
evangelio. El Señor estaba siendo juzgado en el interior de la casa
cuando Pedro era tentado en el atrio. Por tanto, el Señor no le miró
con el cuerpo, sino con su majestad; no con la mirada de los ojos de
la carne, sino con su soberana misericordia. Quien había apartado su
rostro de él lo miró y quedó libre. Así, pues, el presuntuoso hubiese
perecido de no haberle mirado el redentor. Ved ahora a Pedro, lavado
en sus propias lágrimas, corregido y levantado, entregado a la
predicación. El que lo había negado, ahora lo anuncia; creen quienes
se habían encontrado en el error".
No es Jesús un héroe solamente, es el hijo de Dios que acaba lo que
comenzó, hacer nuevas todas las cosas, por la obediencia al Padre.
Acaba en la ciudad de Jerusalén aquel "largo viaje" que empezó
Abraham, y muere en el mismo sitio que el patriarca iba a ofrecer a su
hijo. En este sitio se abrirá la puerta de la gloria del Paraíso. Por
eso las iglesias tenían la ventana detrás del altar, en forma de cruz,
dirigida a oriente, entraba la luz pues como celebraremos la pascua
dentro de unos días, la resurrección abre la esperanza a nuestra vida:
"en tu luz, Jesús, hemos visto la luz", en cuanto abrió los ojos al
nacer ya nos alumbró con la luz que hoy le lleva a terminar su obra.
Nos dejará también su memorial, con el que se queda entre nosotros y
se hace la Iglesia (Eucaristía), y el mandamiento del amor. En la
oración de Getsemaní nos dirá que hay que "orar para no entrar en
tentación". Luego, en el camino de la cruz, veremos a Simón de Cirene
que va "detrás de Jesús" "llevando la cruz", y las mujeres que saben
llorar por Jesús, es la compasión… dos formas de expresión de la
amistad, la oración... Luego, el buen ladrón. ¿Y el otro? No sabemos
qué pasó, aunque la proximidad con Jesús puede mucho… y la petición de
perdón que dirige a su Padre, junto con el motivo que se da -"No saben
lo que hacen: ¡sorprendente afirmación de la irresponsabilidad de los
hombres sobrepasados por su propia historia!-, y la frase confiada con
la que Jesús marca su muerte. Jesús, según Lucas, expira en medio de
un sorprendente movimiento de abandono filial.
En el pórtico de la semana santa, al disponernos a celebrar los
misterios centrales de nuestra fe cristiana, te pedimos, Padre
nuestro, que aumentes en nosotros la fe, la esperanza y el amor, para
que estas celebraciones nos sean provechosas y nos acerquen cada vez
más a la imagen de tu Hijo que estamos llamados a reproducir.
Podemos rogar al Señor por nuestras intenciones…
-Para que en esta semana la Iglesia celebre en profundidad el misterio
de la muerte y resurrección de Jesús.
-Para que la celebración de la semana santa aumente en nosotros la fe
y el deseo de trabajar cada día más para que triunfe el amor sobre el
egoísmo...
-Por todos los que en esta semana descansan del trabajo, se
reencuentran con la familia, o viajan de vacaciones; para que el Señor
les acompañe y ellos acompañen también le acompañen...
-Por todos los pueblos pobres del mundo, que esperan -aun sin saberlo-
un mesías que levante su esperanza; para que se alcen de la postración
y recuperen sus utopías mesiánicas...
-Por las comunidades cristianas, en esta "semana mayor"; para que su
vida eclesial y litúrgica crezca en madurez, profundidad,
participación de los laicos y acogida a los alejados...
También podemos haccer una revisión de vida, como conclusión de la
Cuaresma, y dirigirnos hacia una perfecta conversión, que siempre
estará haciéndose, pero que en este hoy queremos vivir especialmente:
-¿Quién es Jesús para mí? ¿Es realmente mi Salvador? ¿Soy consciente
que en la vida además que a dónde voy es importante con quien voy: es
Jesús mi Verdad y fin, Camino y compañero, Vida y motivo del caminar?
¿Qué hago yo por este mundo sin esperanza, y por los pobres que aún no
tienen la riqueza de la fe? ¿Cómo voy a vivir estos días centrales de
la celebración de lo central del misterio de Cristo?

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada