miércoles, 13 de enero de 2010

Miércoles de la 1ª semana de Tiempo Ordinario. Jesús es de quien se profetizó: “Habla, Señor, que tu siervo te escucha”… Él curó y sigue curando en sábado, dando sentido al “descanso”, y nos enseña a dedicar tiempo a la oración

Miércoles de la 1ª semana de Tiempo Ordinario. Jesús es de quien se profetizó: "Habla, Señor, que tu siervo te escucha"… Él curó y sigue curando en sábado, dando sentido al "descanso", y nos enseña a dedicar tiempo a la oración

 

Primer libro de Samuel 3,1-10.19-20. En aquellos días, el niño Samuel oficiaba ante el Señor con Elí. La palabra del Señor era rara en aquel tiempo, y no abundaban las visiones. Un día Elí estaba acostado en su habitación. Sus ojos empezaban a apagarse, y no podía ver. Aún ardía la lámpara de Dios, y Samuel estaba acostado en el templo del Señor, donde estaba el arca de Dios. El Señor llamó a Samuel, y él respondió: -«Aquí estoy.» Fue corriendo a donde estaba Elí y le dijo: -«Aqui estoy; vengo porque me has llamado.» Respondió Elí: -«No te he llamado; vuelve a acostarte.» Samuel volvió a acostarse. Volvió a llamar el Señor a Samuel. Él se levantó y fue a donde estaba Elí y le dijo: -«Aquí estoy; vengo porque me has llamado.» Respondió Elí: -«No te he llamado, hijo mío; vuelve a acostarte.» Aún no conocia Samuel al Señor, pues no le había sido revelada la palabra del Señor. Por tercera vez llamó el Señor a Samuel, y él se fue a donde estaba Ell y le dijo: -«Aquí estoy; vengo porque me has llamado.» Elí comprendió que era el Señor quien llamaba al muchacho, y dijo a Samuel: -«Anda, acuéstate; y si te llama alguien, responde: "Habla, Señor, que tu siervo te escucha."» Samuel fue y se acostó en su sitio. El Señor se presentó y le llamó como antes: -«¡Samuel, Samuel!» Él respondió: -«Habla, que tu siervo te escucha.» Samuel crecía, y el Señor estaba con él; ninguna de sus palabras dejó de cumplirse; y todo Israel, desde Dan hasta Berseba, supo que Samuel era profeta acreditado ante el Señor.

 

Salmo 39,2 y 5.7-8a.8b-9.10. R. Aquí estoy, Señor, para hacer tu voluntad.

Yo esperaba con ansia al Señor; él se inclinó y escuchó mi grito. Dichoso el hombre que ha puesto su confianza en el Señor, y no acude a los idólatras, que se extravían con engaños.

Tú no quieres sacrificios ni ofrendas, y, en cambio, me abriste el oído; no pides sacrificio expiatorio, entonces yo digo: «Aquí estoy.»

«- Como está escrito en mi libro para hacer tu voluntad.» Dios mío, lo quiero, y llevo tu ley en las entrañas.

He proclamado tu salvación ante la gran asamblea; no he cerrado los labios: Señor, tú lo sabes.

 

Texto del Evangelio (Mc 1,29-39): En aquel tiempo, Jesús, saliendo de la sinagoga se fue con Santiago y Juan a casa de Simón y Andrés. La suegra de Simón estaba en cama con fiebre; y le hablan de ella. Se acercó y, tomándola de la mano, la levantó. La fiebre la dejó y ella se puso a servirles.

Al atardecer, a la puesta del sol, le trajeron todos los enfermos y endemoniados; la ciudad entera estaba agolpada a la puerta. Jesús curó a muchos que se encontraban mal de diversas enfermedades y expulsó muchos demonios. Y no dejaba hablar a los demonios, pues le conocían.

De madrugada, cuando todavía estaba muy oscuro, se levantó, salió y fue a un lugar solitario y allí se puso a hacer oración. Simón y sus compañeros fueron en su busca; al encontrarle, le dicen: «Todos te buscan». El les dice: «Vayamos a otra parte, a los pueblos vecinos, para que también allí predique; pues para eso he salido». Y recorrió toda Galilea, predicando en sus sinagogas y expulsando los demonios.

Evangelio según San Marcos 1,29-39. En aquel tiempo, al salir Jesús de la sinagoga, fue con Santiago y Juan a casa de Simón y Andrés. La suegra de Simón estaba en cama con fiebre, y se lo dijeron. Jesús se acercó, la cogió de la mano y la levantó. Se le pasó la fiebre y se puso a servirles. Al anochecer, cuando se puso el sol, le llevaron todos los enfermos y endemoniados. La población entera se agolpaba a la puerta. Curó a muchos enfermos de diversos males y expulsó muchos demonios; y como los demonios lo conocían, no les permitía hablar. Se levantó de madrugada, se marchó al descampado y allí se puso a orar. Simón y sus compañeros fueron y, al encontrarlo, le dijeron: -«Todo el mundo te busca.» Él les respondió: -«Vámonos a otra parte, a las aldeas cercanas, para predicar también allí; que para eso he salido.» Así recorrió toda Galilea, predicando en las sinagogas y expulsando los demonios

 

Comentario: 1.- 1S 3,1-10.19-20. Es una de las escenas más deliciosamente narradas de la Biblia: la llamada de Dios al joven Samuel. El sacerdote Elí, que tendrá otros defectos, ha sabido aquí guiar al joven discípulo y asesorarle bien, sugiriéndole la mejor actitud de un creyente: «Habla, Señor, que tu siervo escucha». A partir de ese momento, el hijo de aquella oración tan intensa de Ana y Elcaná, el que como niño había sido ofrecido al servicio de Dios, se convierte en un joven vocacionado que crece en el Templo de Silo hasta llegar a ser el hombre de Dios, el juez y profeta respetado, que guía a su pueblo en su proceso de consolidación social y religiosa.

-La vocación de Samuel. El Señor se le acercó y lo llamó: «¡Samuel! ¡Samuel!» El momento de una vocación es decisivo. Hasta aquí el niño Samuel vive en el templo, en el ambiente litúrgico.  Ha sido consagrado a Dios por su madre, y en su corazón de niño, se ha entregado. Pero he ahí que Dios interviene, Dios le llama por su nombre. Ya no es solamente una ofrenda de sí mismo, por hermosa que sea. Es una "respuesta"... Alguien tomó la iniciativa, y Samuel ha de responder: será "sí" o "no". Hay una enorme diferencia entre "hacer algo por propia iniciativa"... y "hacer lo mismo en respuesta a alguien que espera"... Toda la diferencia entre amor y soledad. Ciertamente, puedo vivir cada una de mis jornadas de uno u otro modo: o bien "en autonomía", en "circuito cerrado", decidiéndolo yo todo; o bien "en respuesta", en "correspondencia a alguien". HOY, Señor, ¿qué esperas de mí? No he de contar con una voz milagrosa. Tu llamada se esconde tras las voces humanas que me solicitan. Son los otros, los que están a mi alrededor. Los acontecimientos de la historia del mundo o de la Iglesia, mis propias responsabilidades... son los que me transmiten tu voluntad, tu llamada, mi vocación.

-Tres veces... llamó el Señor. Dios tuvo que llamar "tres veces" para ser oído, para provocar la toma de conciencia. La escucha de Dios no es fácil, ni absolutamente evidente.

-Fue corriendo hacia el sumo sacerdote y dijo: "Heme aquí". La llamada de Dios pasa por la mediación de un hombre, el sumo-sacerdote. «Comprendió entonces Elí que era el Señor quien llamaba al niño, y le dijo...» ¿Tengo yo la simplicidad de aceptar la mediación de mis hermanos, de la Iglesia para ayudarme a interpretar la palabra de Dios?

-Aún no conocía Samuel al Señor, pues no le había sido revelada la Palabra del Señor. Escuchar a Dios. Es algo que se aprende, como se aprende a escuchar a un ser humano. Se establece una cierta familiaridad con el pensamiento habitual de alguien, y esto hace que uno acabe por «conocer», por «adivinar». Ayúdanos, Señor, a frecuentar asiduamente tu Palabra. Todos conocemos la luz y la paz que esa Palabra nos aporta ¡cuando nos dejamos impregnar por ella! Pero también sabemos cuan fácilmente nos dejamos acaparar por variedad de cosas. Decimos: «no tengo tiempo para la oración», y, en un momento dado, de aquel mismo día, caemos en la cuenta de la inutilidad de lo que está entreteniéndonos.

-Habla, Señor, tu siervo escucha. Repetir esta oración. -Samuel crecía. El Señor estaba con él, y todo Israel reconoció la autoridad de Samuel como profeta del Señor. La llamada de Dios, la vocación más personal, es siempre una misión, un servicio a los hombres. El profeta es llamado a realizar una tarea en el seno del pueblo de Dios. "Servidor de Dios", es también «servidor de los hombres». La atención a la Palabra de Dios, la oración, la plegaria, me remiten a mis tareas humanas, «el Señor está conmigo...» para cumplirlas mejor (Noel Quesson).

La vocación del pequeño Samuel es uno de los pasajes más deliciosos de todo el AT. Su nacimiento extraordinario y su dedicación a Yahvé en el santuario de Siló lo predestinaban a la misión profética que ahora comienza. Aunque en el fragmento que ayer leíamos se hablaba de la aparición de un «hombre de Dios» es decir, de un profeta (título que se da sobre todo a Elías), es un pasaje posterior de redacción artificiosa. En realidad, la era de los profetas comienza con Samuel, que será a la vez el último de los jueces y el primero de los profetas. Hasta ahora, «era... rara la palabra de Yahvé y no eran frecuentes las visiones» (v 1).

Quiere decir esto que en la época en que se escribían estos relatos el autor sagrado tenía por normal la intervención de Yahvé en la vida de su pueblo por medio de los profetas, por boca de los cuales se dirigía el Señor a los reyes y a todo el pueblo. Pese a la destrucción de Jerusalén el 587 antes de Cristo, el fenómeno profético continuará en el exilio y en la comunidad posexílica, pero en los últimos tiempos del AT parecen haberse extinguido del todo: "no nos queda ni un profeta", dice un salmo probablemente de estos últimos tiempos (Sal 74,9). Así se explica la solemnidad con que, después de esos dos o tres siglos de silencio de Dios, anuncia Lc 3,2 que finalmente, «fue dirigida la palabra de Dios a Juan, hijo de Zacarías, en el desierto». No son casuales las semejanzas entre la historia de Samuel, el primero de los profetas, y Juan, "llamado profeta del Altísimo" (Lc 1,76) y, según Jesús mismo, "más que profeta" (Lc 7,26). Aparte de las intencionadas coincidencias literarias entre Lc 1-2 y 1 Sm 1-3, hay un paralelismo de fondo que sugiere la superioridad de Juan sobre Samuel y de Jesús sobre Juan. Samuel nace de Ana, que en algunos años de casada no había podido tener hijos, pero su marido, Elcaná, los había tenido de la otra mujer, Feniná. Juan nace de Zacarías e Isabel, estériles ambos y ya ancianos. Jesús nace de madre virgen, María, desposada con José. Samuel es consagrado a Yahvé cuando se le desteta y profetiza cuando todavía es un niño. Juan también será consagrado al Señor (eso quieren decir las palabras del ángel a Zacarías: «no beberá vino ni licor», Lc 1,15, sacadas del ritual del voto de nazireato, Nm 6,2), pero ya desde el vientre de su madre «será lleno del Espíritu Santo» (Lc 1,15) y profetizará, saltando de gozo, cuando María, grávida del Mesías, visita a Isabel (Lc 1,44). Jesús es la Palabra misma de Dios y es una sola cosa con él y con el Espíritu desde toda la eternidad. La docilidad de Samuel: «Habla, Yahvé, que tu siervo escucha» (vv 9-10), es figura de la de María: «He aquí a la sierva del Señor; hágase en mí según tu palabra» (Lc 1,38) (H. Raguer).

 

2. Sal. 39. ¿Acaso no se complace más el Señor en la obediencia a su Palabra que en holocaustos y sacrificios? No podemos hacernos acreedores a aquel reproche que hizo el Señor en la Antigua Alianza: Este pueblo me honra con los labios, pero su corazón está lejos de mí. Jesucristo, el Hijo de Dios, se hizo hombre para ser en todo fiel a la voluntad de su Padre Dios. Incluso llegó a decir: Mi alimento es hacer la voluntad de Mi Padre; Yo no hago sino lo que le veo hacer a mi Padre; mi Padre trabaja y yo también trabajo. Mi Padre y Yo somos uno. Quienes creemos en Cristo debemos ser conscientes de que, unidos a Cristo, hemos de vivir en la fidelidad a la voluntad de Dios sobre nosotros; fidelidad que nos ha de llevar a cargar nuestra cruz de cada día y seguir las huellas de Cristo; fidelidad que nos ha de llevar a amar a nuestro prójimo como nosotros hemos sido amados por Dios. Eso es lo que le hemos visto hacer a Cristo; no queramos inventarnos un camino al margen del que Él ya nos ha mostrado.

 

 

3.- Mc 1,29-39. A. Comentario que hice en 2008. El mismo sábado, después de la sinagoga, sigue haciendo milagros, poniendo atención a lo que es en verdad el sábado, por encima de los legalismos judíos. Hay una unión misteriosa entre el sábado y las bienaventuranzas de los humildes, los que poseen de verdad la tierra. Jesús nos trae el Reino de Dios, con sus curaciones (físicas y espirituales, van unidas muchas veces) quiere traernos el auténtico descanso, el sentido del sábado como reino de los cielos, anticipo del cielo. (De ello hablaremos al tocar la bienaventuranza de los humildes). Ahora vemos a Jesús taumaturgo. A modo de resumen, y siguiendo unos comentarios de Miguel Ángel Fuentes, vemos que además de las profecías, Jesús hizo otros numerosos milagros. "Podemos suponer que el mayor número de ellos se encuentran entre los que los Evangelistas nombran sólo de modo genérico y en bloque en las narraciones conocidas como "las jornadas de milagros o curaciones", como, por ejemplo, la que menciona Marcos en Cafarnaúm: curó a muchos que padecían diversas enfermedades y echó muchos demonios... (Mc 1,34; cf. Lc 4,40-42). Por esta razón San Pedro resumía la vida de Jesús haciendo referencia a esta dimensión taumatúrgica propia de la vida pública del Señor; así, ante los judíos: ...Jesús, el Nazareno, hombre acreditado por Dios entre vosotros con milagros, prodigios y señales que Dios hizo por su medio entre vosotros, como vosotros mismos sabéis (Act 2,22); y ante el centurión Cornelio: ...Dios a Jesús de Nazaret le ungió con el Espíritu Santo y con poder, y cómo él pasó haciendo el bien y curando a todos los oprimidos por el Diablo, porque Dios estaba con él (Act 10,37-38)".

Además de estos milagros "grupales", se describen algunos en concreto, como el de la curación de la suegra de Pedro de hoy. Los milagros de Cristo manifestaban el dominio que Él tenía sobre todos los seres de la creación: sobre los espíritus, los hombres y los seres irracionales". Podríamos, al comienzo de los Evangelios, hacer una especie de "índice" de ellos:

a. Milagros sobre los espíritus: tanto los ángeles como los demonios se sometían públicamente a Cristo. De modo particular mencionamos ahora los exorcismos practicados sobre algunos endemoniados. En los Evangelios mencionan siete expulsiones en especial: El endemoniado de Cafarnaún (cf. Mt 1,21;Mc 4,33), un endemoniado ciego y mudo (cf. Mt 12,22), el endemoniado de Gerasa (cf. Mt 8,28; Mc 5,1; Lc 8,26),  el endemoniado mudo (cf. Mt 9,32; Lc 11,14), el endemoniado hidrópico (cf. Mc 14,1), la hija de la cananea (cf. Mt 15,21; Mc 7,24), el endemoniado lunático (cf. Mt 17,14; Mc 9,13; Lc 9,38). Dice Santo Tomás que Cristo, con la potencia de su divinidad, libra del poder de los demonios a los hombres que creyesen en Él, según leemos en San Juan: Ahora el príncipe de este mundo será arrojado fuera (Jn 12,31).

b. Milagros cósmicos. Los Evangelios indican nueve milagros singulares obrados sobre las creaturas irracionales: conversión del agua en vino (cf. Jn 2,1), primera pesca milagrosa (cf. Mc 5,1), apaciguamiento de la tempestad (cf. Mt 8,23; Mc 4,35; Lc 8,22), primera multiplicación de los panes (cf. Mt 14,19; Mc 6,33; Lc 9,11; Jn 6,1), camina sobre las aguas (cf. Mt 14, 22; Mc 6,45; Jn 6,16), segunda multiplicación de los panes (cf. Mt 15,32; Mc 8,1), moneda extraída del pez (cf. Mt 17,24), se seca la higuera maldita (cf. Mt 21,18; Mc 11,12), segunda pesca milagrosa (cf. Lc 21,1). Cristo se ve ahí con pleno poder sobre toda la creación, como dueño y señor de toda ella, se manifiesta ahí la obediencia de las creaturas irracionales a su imperio. También los cuerpos celestes, como por ejemplo la estrella guiara a los Magos hasta Belén para adorar al Niño (cf. Mt 2,2-10), las tinieblas que rodearon el Calvario durante la crucifixión (cf. Mt 27,45), el terremoto que acompaña la Resurrección de Cristo (cf. Mt 28,1).

c. Milagros sobre personas. Muchos son de orden moral, como el hecho cambiar las disposiciones de los oyentes mal dispuestos (cf. Jn 7,45-47) o el dejarlos admirados y sin respuesta (cf. Mt 22,21-22). Pero los físicos, se reducen a tres categorías: resurrecciones, curaciones y milagros de majestad. En los Evangelios se indican los siguientes:

- Resurrecciones (3): El hijo de la viuda de Naím (cf. Mc 7,11), la hija de Jairo (cf. Mt 9,18; Mc 5,21; Lc 8,40), Lázaro (cf. Lc 11,1).

- Curaciones (13): El hijo del Cortesano (cf. Lc 4,46), la suegra de Pedro (cf. Mt 8,14; Mc1,29; Lc 4,38), un leproso (cf. Mt 8,2; Mc 1,40; Lc 5,12), el paralítico de la piscina Betzaida (cf. Lc 5,1), un paralítico en Cafarnaún (cf. Mt 9,2; Mc 2,1; Lc 5, 8), el de la mano seca (cf. Mt 12,9; Mc 3,1; Lc 6,6), el siervo paralítico del Centurión (cf. Mt 8,5; Lc 7,1), la mujer encorvada (cf. Mc 13,10), la hemorroísa (cf. Mt 9,20; Mc 5,25; Lc 8,43), dos ciegos (cf. Mt 9,27), un sordomudo (cf. Mt 7,31), el ciego de Betsaida (cf. Mt 8,22), diez leprosos (cf. Mc 17,12), el ciego de nacimiento (cf. Lc 9,1), dos ciegos junto a Jericó (cf. Mt 20,29; Mc 10,46; Lc 18,35), la oreja de Malco (cf. Mc 22,50).

- Milagros de majestad (4): expulsión de los mercaderes del templo (cf. Mt 21,12; Mc 11,15; Lc 19,45; Jn 2,14), liberación de manos nazaretanas (cf. Mc 4,28), transfiguración (cf. Mt 17,1; Mc 9,2; Lc 9,28), caída de los enemigos en Getsemaní (cf. Lc 18,4).

En la milagrosa curación de las personas es donde más de manifiesta Jesús como Salvador universal de todos los hombres. "Muchos de estos milagros los hizo Cristo por modo imperativo, con una sola palabra (quiero; sé limpio; levántate) y, a veces, a distancia del beneficiado (como la curación del hijo del centurión, o la hija de la cananea). Otras veces, en cambio, hacía alguna cosa más que la simple palabra, como tocar a los enfermos, mojarles los ojos con saliva, etc. E incluso en alguna oportunidad no curó instantáneamente sino por grados, como al cieguito de Betsaida que fue viendo de a poco (cf. Mc 8,22-26) o los leprosos que quedan curados de camino a presentarse ante los sacerdotes (cf. Lc 17,14)". Santo Tomás opina, además, que a los milagros corporales acompañaba siempre el perdón de los pecados a los beneficiados, aunque no siempre lo dijera externamente: "Como hemos dicho, dice el Angélico, Cristo hacía los milagros con el poder divino, y las obras de Dios son perfectas, según leemos en el Deuteronomio (32,4), y nada hay perfecto si no consigue su fin. Pues bien, el fin de la curación exterior realizada por Cristo es la curación del alma. Por eso no convenía que Cristo curase a nadie en el cuerpo sin que le curase también el alma. Por lo cual, comentando San Agustín aquellas palabras de Cristo: He curado del todo a un hombre en sábado (Jn 7,23), dice: 'Porque le curó para que fuese sano en el cuerpo, y creyó para que fuese sano en su alma'. Expresamente le dijo al paralítico: Tus pecados te son perdonados (Mt 9,2), porque, como dice San Jerónimo, 'con esto se nos da a entender que los pecados son la causa de la mayor parte de las enfermedades, y tal vez por esto se perdonan primero los pecados, para que, quitada la causa de la enfermedad, fuese restituida la salud'. Por eso leemos en San Juan (a propósito del otro paralítico de la piscina): No vuelvas a pecar, no sea que te suceda algo peor (Jn 5,14). Sobre lo cual dijo San Juan Crisóstomo: 'Por aquí se ve que la enfermedad provenía del pecado'. Sin embargo, según observa el mismo Crisóstomo, 'tanto como el alma es de mayor valor que el cuerpo, tanto el perdonar los pecados es más que salvar el cuerpo; mas, porque aquello no aparece al exterior, hace lo que es menos, pero que es manifiesto, para demostrar lo más, que no es manifiesto".

Sólo Dios puede hacer milagros, y Jesucristo los ejecutaba con su propio poder, sin recurrir a la oración, como los otros taumaturgos. Por eso dice San Lucas que salía de Él un poder que sanaba a todos (Lc 6,19). Con esto se muestra, dice San Cirilo, que "no obrara con poder prestado". El mismo Jesús declara el origen divino de su poder cuando dice: Jesús, pues, tomando la palabra, les decía: ...lo que hace [el Padre], eso también lo hace igualmente el Hijo... Porque, como el Padre resucita a los muertos y les da la vida, así también el Hijo da la vida a los que quiere (Jn 5,19.21). Los milagros también se han visto siempre como una confirmación del poder divino con que Jesús muestra su doctrina: El dedo de Dios está aquí (Ex 8,14). Digitus Dei est.. Vemos como de hecho doblegaban las inteligencias de sus coetáneos (aun cuando los corazones de muchos le permanecieran duros e inamovibles), como lo reconocen sus mismos enemigos: ¿Qué haremos? Porque este hombre realiza muchos milagros. Si lo dejamos, todos creerán en Él (Jn 11,47-48).

** "Hoy vemos claramente cómo Jesús dividía la jornada. Por un lado, se dedicaba a la oración, y, por otro, a su misión de predicar con palabras y con obras. Contemplación y acción. Oración y trabajo. Estar con Dios y estar con los hombres.

En efecto, vemos a Jesús entregado en cuerpo y alma a su tarea de Mesías y Salvador: cura a los enfermos, como a la suegra de san Pedro y muchos otros, consuela a los tristes, expulsa demonios, predica. Todos le llevan sus enfermos y endemoniados. Todos quieren escucharlo: «Todos te buscan» (Mc 1,37), le dicen los discípulos. Seguro que debía tener una actividad frecuentemente muy agotadora, que casi no le dejaba ni respirar.

Pero, Jesús se procuraba también tiempo de soledad para dedicarse a la oración: «De madrugada, cuando todavía estaba muy oscuro, se levantó, salió y fue a un lugar solitario y allí se puso a hacer oración» (Mc 1,35). En otros lugares de los evangelios vemos a Jesús dedicado a la oración en otras horas e, incluso, muy entrada la noche. Sabía distribuirse el tiempo sabiamente, a fin de que su jornada tuviera un equilibrio razonable de trabajo y oración.

Nosotros decimos frecuentemente: —¡No tengo tiempo! Estamos ocupados con el trabajo del hogar, con el trabajo profesional, y con las innumerables tareas que llenan nuestra agenda. Con frecuencia nos creemos dispensados de la oración diaria. Realizamos un montón de cosas importantes, eso sí, pero corremos el riesgo de olvidar la más necesaria: la oración. Hemos de crear un equilibrio para poder hacer las unas sin desatender las otras.

San Francisco nos lo plantea así: «Hay que trabajar fiel y devotamente, sin apagar el espíritu de la santa oración y devoción, al cual han de servir las otras cosas temporales».

Quizá nos debiéramos organizar un poco más. Disciplinarnos, "domesticando" el tiempo. Lo que es importante ha de caber. Pero más todavía lo que es necesario" (Fray Josep Mª Massana).

*** Cuentan que un asesor de empresas, experto en gestión de tiempo, quiso sorprender a los asistentes a una conferencia sobre cómo rentabilizar mejor el tiempo. Puso sobre la mesa un frasco grande junto a una bandeja con piedras del tamaño de un puño. "¿Cuántas piedras piensan que caben en el frasco?" preguntó y, después de que los asistentes hiciesen sus conjeturas, colocó cuantas pudo y volvió a preguntar: "¿Está lleno?". Todos asintieron. Entonces sacó de debajo la mesa un cubo con gravilla, introdujo una parte de la misma en el frasco y lo agitó. Las piedrecillas penetraron por los espacios que dejaban las piedras grandes. El experto sonrió con ironía y repitió: "¿Está lleno?" Esta vez, los oyentes dudaron. "¿Quizás no? ¡Bien!", dijo, sacando un cubo de arena, que comenzó a volcar sobre el frasco. La arena se filtraba por los pequeños recovecos que dejaban las piedras grandes y la gravilla. "¿Está lleno?" insistió. "¡No!", exclamaron los asistentes. Por último, cogió una jarra de agua y la vertió en el frasco, que aún no rebosaba. "¿Qué hemos demostrado?", preguntó. Un asistente respondió: "No importa lo llena que esté tu agenda, si lo intentas, siempre puedes hacer que quepan más cosas". "¡No!", concluyó el experto. Lo que esta lección nos enseña es que si no colocas las piedras grandes primero, nunca podrás colocarlas después. ¿Cuáles son las grandes piedras de tu vida? Tus hijos, la persona amada, la salud, tus sueños, tus amigos... Recuerda, ponlas primero, el resto encontrará su lugar.

El Catecismo, al frente de las tentaciones en la oración, pone ésta: "La tentación más frecuente, la más oculta, es nuestra falta de fe. Esta se expresa menos en una incredulidad declarada que en unas preferencias de hecho. Se empieza a orar y se presentan como prioritarios mil trabajos y cuidados que se consideran más urgentes" (2732). Y señala la eficacia de la oración, todo se apoya en la acción de Dios en la historia, la confianza filial es suscitada por medio de su acción por excelencia: la Pasión y la Resurrección de su Hijo. "La oración cristiana es cooperación con su Providencia y su designio de amor hacia los hombres" (2738). "En San Pablo, esta confianza es audaz (cf Rm 10, 12-13), basada en la oración del Espíritu en nosotros y en el amor fiel del Padre que nos ha dado a su Hijo único (cf Rm 8, 26-39). La transformación del corazón que ora es la primera respuesta a nuestra petición" (2739). Y Jesús nos enseña a rezar, con su vida: "La oración de Jesús hace de la oración cristiana una petición eficaz. El es su modelo. El ora en nosotros y con nosotros. Puesto que el corazón del Hijo no busca más que lo que agrada al Padre, ¿cómo el de los hijos de adopción se apegaría más a los dones que al Dador?" (2740). "Jesús ora también por nosotros, en nuestro lugar y favor nuestro. Todas nuestras peticiones han sido recogidas una vez por todas en sus Palabras en la Cruz; y escuchadas por su Padre en la Resurrección: por eso no deja de interceder por nosotros ante el Padre (cf Hb 5, 7; 7, 25; 9, 24). Si nuestra oración está resueltamente unida a la de Jesús, en la confianza y la audacia filial, obtenemos todo lo que pidamos en su Nombre, y aún más de lo que pedimos: recibimos al Espíritu Santo, que contiene todos los dones" (2741).

Tiempo especialmente importante es la juventud, para ayudar en la educación integral, haciendo ver que necesitamos este tiempo de silencio creador, que es la oración, esos tiempos de reflexión: "No basta ser cristianos por el Bautismo recibido o por las condiciones histórico-sociales en que se ha nacido o se vive. Poco a poco se crece en años y en cultura, se asoman a la conciencia problemas nuevos y exigencias nuevas de claridad y certeza. Es necesario, pues, buscar responsablemente las motivaciones de la propia fe cristiana. Si no llegamos a ser personalmente conscientes y no tenemos una comprensión adecuada de lo que se debe creer y de los motivos de la fe, en cualquier momento todo puede hundirse faltalmente y ser echados fuera, a pesar de la buena voluntad de los padres y educadores. Por eso, hoy especialmente es tiempo de estudio, de meditación, de reflexión. Por eso os digo: emplead bien vuestra inteligencia, esforzaos por lograr convicciones concretas y personales, no perdáis el tiempo, profundizad en los motivos y fundamentos de vuestra fe en Cristo y en la Iglesia, para ser fieles ahora y en vuestro futuro" (Juan Pablo II a los jóvenes, en Nápoles, 24.III.79). La fe necesita formarse al fuego de la lectura de la palabra de Dios, meditación pausada de las ideas que brotan en nuestro interior: clases y reuniones, etc.; todo ello es necesario para ser fieles en asumir las responsabilidades y desarrollar una personalidad armónica como hijos de Dios. También da coherencia y fortaleza, para ir contracorriente: no ahogarse en dudas, por falta de fuerzas o discrepancia entre lo que se vive y piensa. Ayuda también la reflexión a saber dar respuestas convincentes, razones de nuestra fe, y buscar las respuestas a las preguntas que se van formulando. Ayuda a hacer vida propia la que vemos en Jesús, que influya en nuestra personalidad. Y a hablar, pues crecemos cuando nos comunicamos, y el gran problema de ahora es la soledad interior, el "encierre" en el mundo de los problemas propios. Orar es atraerse a  preguntarse con valentía: "¿Quién es Jesús para mi?" Descubrir a Cristo es algo más que haber oído hablar de él, como un simple personaje histórico. Es saber cómo influye en mi vida, cómo es un amigo de verdad, mi mejor amigo; contar con Él cuando necesito algo; hacerle participe de mis alegrías; tenerlo de verdad presente en mi vida… siempre estaremos descubriéndole, en fase de irle conociendo, pero vale la pena dedicar esos tiempos de reflexión, por ejemplo cuando uno se siente agobiado, puede preguntarse: "¿por qué?" Lo que agobia y cansa es lo que se teme. Se teme lo que se deja para más tarde y como se deja para mas tarde sabiendo que se debe hacer agobia, es como una losa que se lleva encima, pesa. Jesús nos enseña a poder atender a la gente, porque atendemos a nuestra alma, donde habita el principal que hemos de atender, el Señor.

B. (ver domingo 5B): Junto con lo que leíamos ayer (un sábado que empieza en la sinagoga de Cafarnaúm con la curación de un poseído por el demonio), la escena de hoy representa como la programación de una jornada entera de Jesús. Al salir de la sinagoga va a casa de Pedro y cura a su suegra: la toma de la mano y la «levanta». No debe ser casual el que aquí el evangelista utilice el mismo verbo que servirá para la resurrección de Cristo, «levantar» (en griego, «egueiro»). Cristo va comunicando su victoria contra el mal y la muerte, curando enfermos y liberando a los poseídos por el demonio. Luego atiende y cura a otros muchos enfermos y endemoniados. Pero tiene tiempo también para marchar fuera del pueblo y ponerse a rezar a solas con su Padre, y continuar predicando por otros pueblos. No se queda a recoger éxitos fáciles. Ha venido a evangelizar a todos.

Ahora, después de su Pascua, como Señor resucitado, Jesús sigue haciendo con nosotros lo mismo que en la «jornada» de Cafarnaúm. Sigue luchando contra el mal y curándonos -si queremos y se lo pedimos- de nuestros males, de nuestros particulares demonios, esclavitudes y debilidades. La actitud de la suegra de Pedro que, apenas curada, se puso a servir a Jesús y sus discípulos, es la actitud fundamental del mismo Cristo. A eso ha venido, no a ser servido, sino a servir y a curarnos de todo mal.

Sigue enseñándonos, él que es nuestro Maestro auténtico, más aún, la Palabra misma que Dios nos dirige. Día tras día escuchamos su Palabra y nos vamos dejando llenar de la Buena Noticia que él nos proclama, aprendiendo sus caminos y recibiendo fuerzas para seguirlos.

Sigue dándonos también un ejemplo admirable de cómo conjugar la oración con el trabajo. El, que seguía un horario tan denso, predicando, curando y atendiendo a todos, encuentra tiempo -aunque sea escapando y robando horas al sueño- para la oración personal. La introducción de la Liturgia de las Horas (IGLH 4) nos propone a Jesús como modelo de oración y de trabajo: «su actividad diaria estaba tan unida con la oración, que incluso aparece fluyendo de la misma», y no se olvida de citar este pasaje de Mc 1,35, cuando Jesús se levanta de mañana y va al descampado a orar.

Con el mismo amor se dirige a su Padre y también a los demás, sobre todo a los que necesitan de su ayuda. En la oración encuentra la fuerza de su actividad misionera. Lo mismo deberíamos hacer nosotros: alabar a Dios en nuestra oración y luego estar siempre dispuestos a atender a los que tienen fiebre y «levantarles», ofreciéndoles nuestra mano acogedora (J. Aldazábal).

San Jerónimo (347-420) presbítero, traductor de la Biblia (Vulgata) doctor de la Iglesia, en su Comentario sobre San Marcos (PL 2) comenta: "¡Si Jesús se acercara a nosotros y con una sola palabra curara nuestra fiebre! Porque cada uno de nosotros tenemos nuestra fiebre. Que Jesús se acerque, pues, a nosotros, que nos toque con su mano. Si lo hace, la fiebre desaparecerá al instante porque Jesús es un médico excelente. El es el verdadero, el auténtico médico, el primero de todos los médicos. Sabe descubrir el secreto de nuestras enfermedades: él nos toca, no en el oído ni en la frente sino en las manos, es decir: en nuestras obras malas.

Jesús se acerca a la mujer enferma porque ella no podía levantarse y correr a su encuentro. El, el médico misericordioso y comprensivo se acerca a su lecho. Se acerca porque que quiere; toma la iniciativa de la curación. Se acerca a esta mujer y ¿qué le dice? "Tú tenías que haber corrido hacia mí. Tú tenías que haber venido a la puerta para recibirme para que tu curación no fuera sólo efecto e mi misericordia sino también de tu voluntad. Pero como estás abatida por la fiebre y no te puedes levantar, soy yo quien me acerco y voy hacia ti!"

Jesús se acerca y la hace levantar... La toma de la mano. Cuando uno está en peligro, como Pedro en el lago, a punto de ahogarse, Jesús lo toma de la mano y lo levanta. Jesús hace levantar a esta mujer tomándola de la mano: su propia mano coge la mano de la mujer. ¡Dichosa amistad! ¡Feliz contacto! Jesús la coge de la mano como un médico: constata la violencia de la fiebre, él, el médico y el remedio. Jesús la toca y la fiebre la abandona. ¡Que toque también nuestra mano, que cure nuestras obras! "Pero", dirá alguno, "¿dónde está Jesús?" Está aquí, en medio de nosotros, dice el evangelio. "En medio de vosotros hay uno a quien vosotros no conocéis."(Jn 1,26) Tengamos fe y experimentaremos también la presencia de Jesús".

Estar al servicio del Evangelio nos lleva a estar al servicio de nuestro prójimo. No podemos conformarnos con servir a aquellos que siempre se han considerado gentes, grupos de iglesia. Tal vez su respuesta siempre puntual podría deslumbrar y atrapar a cualquiera. El Señor nos invita a ponernos al servicio de todas las gentes, de todos los pueblos. Y esto nos ha de hacer itinerantes, peregrinos del Evangelio, para que a todos llegue la salvación que Dios ofrece a toda la humanidad. Cuando pareciéramos tener éxito en determinados lugares, no pretendamos quedar satisfechos y buscar la aprobación y el aplauso de los demás. No buscamos nuestra gloria, sino la gloria de Dios; pues la salvación no es obra del hombre, sino la obra de Dios en el hombre. Por eso debemos, constantemente, volver al Señor para entrar en un diálogo de intimidad amorosa con Él mediante la oración, a través de la cual hemos de estar prontos a descubrir la voluntad de Dios para ser los primeros en ponerla en práctica, y después poder proclamar a los demás lo que nuestros ojos hayan visto, lo que nuestras manos hayan tocado y los que nuestros oídos hayan escuchado; es decir: nuestra experiencia personal de Dios. Sólo así seremos realmente testigos del Evangelio de Salvación que Dios nos ha confiado.

Antes de enviarnos como testigos suyos, el Señor nos llama para que estemos con Él. Mientras nosotros no seamos los primeros en escuchar al Señor y vivir conforme a sus enseñanzas, podríamos perder el tiempo al proclamar su Evangelio a los demás, pues la fuerza salvadora de la Palabra de Dios no proviene de lo eruditas de nuestras palabras, sino de Dios mismo que continúa hablando y salvando a la humanidad por medio de su Iglesia. Por eso en esta Eucaristía debemos venir con la misma actitud del joven Samuel: Habla, Señor; tu siervo te escucha. A partir de esa actitud de poner nuestra vida totalmente en manos de Dios, Él continuará, por medio nuestro, estando al servicio de la humanidad para liberarla de todos sus males y para hacer llegar su mensaje de amor salvador y misericordioso a todos los pueblos.

Al habernos convertido en miembros de la Iglesia, esposa de Cristo, por medio de la fe y del bautismo, no podemos conformarnos con la confesión de nuestra misma fe sólo en el interior de los templos, o en la intimidad de la vida privada. Dios ha enviado a su Iglesia como aquella, mediante la cual, Él continúa realizando su obra de salvación a favor de toda la humanidad. La proclamación de la Buena Noticia de amor, de perdón y de salvación que el Padre Dios nos ha dado en Cristo, la Iglesia no puede proclamarla sólo con las palabras. Debe ella misma acercarse a los diversos ambientes en que el pecado ha dominado al hombre para tenderle la mano y levantarlo de sus miserias y ayudarlo a que se ponga al servicio del Reino. Y en este trabajo no podemos contentarnos con llevarlo adelante en los grupos cerrados que han surgido en las comunidades parroquiales; tampoco podemos conformarnos pensando que trabajamos para que nuestra familia viva cada día de un modo más comprometida su fe. Hemos de ir en busca de las ovejas perdidas, de aquellos que viven lejos de Dios y lejos de su Iglesia; y que se han convertido en causa de muchos males para muchos sectores de la sociedad. La Iglesia ha nacido para manifestar el amor de Dios a los pecadores y para ayudarles a rectificar sus caminos. No nos conformemos, ni nos ilusionemos falsamente trabajando con quienes ya viven en casa.

Roguémosle al Señor, por intercesión de la Santísima Virgen María, nuestra Madre, que nos conceda la gracia de vivir con una actitud constante de escuchar su Palabra, de ponerla en práctica, y de dar testimonio de la misma ante nuestros hermanos para fortalecer su fe. Amén (www.homiliacatolica.com).

 

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada