miércoles, 13 de junio de 2012

Jueves de la semana 10 de tiempo ordinario

El amor une todos los mandatos de la ley: "Todo el que esté peleado con su hermano, será procesado"

“En aquel tiempo dijo Jesús a sus discípulos: "Si no sois mejores que los letrados y fariseos, no entraréis en el Reino de los cielos. Habéis oído que se dijo a los antiguos: No matarás, y el que mate será procesado. Pero yo os digo: todo el que esté peleado con su hermano, será procesado. Y si uno llama a su hermano "imbécil", tendrá que comparecer ante el sanedrín, y si lo llama "renegado", merece la condena del fuego.
Por tanto, si cuando vas a poner tu ofrenda sobre el altar, te acuerdas allí mismo de que tu hermano tiene quejas contra ti, deja allí tu ofrenda ante el altar y vete primero a reconciliarte con tu hermano, y entonces vuelve a presentar tu ofrenda. Procura arreglarte con el que te pone pleito en seguida, mientras vais todavía de camino, no sea que te entregue al juez, y el juez al alguacil, y te metan en la cárcel. Te aseguro que no saldrás de allí” (Mateo 5,20-26).

1. Los primeros ejemplos que hoy leemos se presentan a partir de la oposición entre “lo que fue dicho a los antiguos” y el “yo les digo” de Jesús, que con su actividad legislativa lo conecta con Moisés que en el Sinaí transmitió la ley divina a Israel.

Jesús, quieres enseñarnos a amar como tú nos amas. Las autoridades judías son puestas en evidencia por tus palabras, cuando dices: “Os digo que si vuestra justicia y fidelidad no sobrepasa la de los escribas o letrados y fariseos, no entraréis en el Reino de Dios”.

Luego pasas a darnos el sentido de la ley de Moisés, con una interpretación verdadera, auténtica: -“Habéis oído que se mandó a los antiguos: No matarás... Pues Yo os digo: Todo el que trate con ira a su hermano será condenado por el tribunal”. La falta de respeto contra el hermano es un modo de homicidio, y requiere la intervención del tribunal; pero estás hablando también de otro tribunal: el de la conciencia, el del juicio ante Dios. En el fondo, es un cambio total: nos pides, Jesús, que de la práctica formalista pasemos a una actitud de interiorización, mucho más exigente. Lo que corrompe el interior del corazón humano no es en primer lugar el gesto de matar -por desgracia se puede matar sin querer-... sino el odio -alguien puede ser un verdadero homicida de su hermano sin derramamiento de sangre-...

Quería fijarme en el modo de interpretar la ley: «Pero yo os digo». Jesús, te veo con la autoridad del profeta definitivo enviado por Dios,

Y añades que la piedad hacia Dios no es verdadera si la acompaña el amor a los hermanos. "El que dice "amo a Dios" y no ama primero a su hermano, es un mentiroso". El culto será bueno si es auténtico, y para eso la fraternidad verdadera es prioritaria al servicio cultual de Dios; o mejor aún, está Dios, ¡el servicio que Dios espera en primer lugar!

-“…si yendo a presentar tu ofrenda al altar, te acuerdas allí de que tu hermano tiene algo contra ti, deja tu ofrenda allí ante el altar y ve primero a reconciliarte con tu hermano; vuelve entonces y presenta tu ofrenda”. Se me ocurre que si alguien cuando va a comulgar se acuerda de que tiene algo que resolver con alguien, no se trata de salir de la fila para ir enseguida a hacer las paces, pero sí de tener en aquel momento el propósito de hacerlas cuanto antes mejor…

-“Muéstrate conciliador con el que te pone pleito, mientras vais todavía de camino...” ¡Restablece rápidamente la amistad con tu adversario! Casi siempre un buen acuerdo es mejor que un mal pleito, incluso un mal acuerdo es mejor que un buen pleito… No siempre se puede arreglar así, Jesús, pero eres realista y pones el caso de un hombre que tiene deudas con otro hombre, que está obligado a comparecer ante el tribunal... con riesgo de ser encarcelado. Y dices: “procura aprovechar el tiempo que aún te queda para obtener "amistosamente" la reconciliación” (Noel Quesson).

Jesús, tú quieres que cuidemos nuestras actitudes interiores, que es de donde proceden los actos externos. Antes de comulgar con Cristo, en la misa hacemos el gesto de que queremos estar en comunión con el hermano. El «daos fraternalmente la paz» no apunta sólo a un gesto para ese momento, sino a un compromiso para toda la jornada: ser obradores de paz, tratar bien a todos, callar en el momento oportuno, decir palabras de ánimo, saludar también al que no me saluda, saber perdonar. Son las actitudes que, según Jesús, caracterizan a su verdadero seguidor. Las que al final, decidirán nuestro destino: «tuve hambre y me diste de comer, estaba enfermo y me visitaste» (J. Aldazábal).

Nos dices todo esto, Jesús, para movilizarnos en un gran amor. San Pablo resumirá: «En efecto lo de: No adulterarás, no matarás, no robarás, no codiciarás y todos los demás preceptos, se resumen en esta fórmula: ‘Amarás a tu prójimo como a ti mismo’. La caridad no hace mal al prójimo. La caridad es, por tanto, la ley en su plenitud» (Rm 13,9-10). Te pedimos, Señor, ser renovados en el don de la caridad —hasta el mínimo detalle— para con el prójimo, y nuestra vida será la mejor y más auténtica ofrenda al Dios.

2. Jesús, tú eres el verdadero Elías (S. Ambrosio), quien por medio de incesantes oraciones al Padre consiguió que el cielo cerrado se abriese en señal de perdón y la tierra árida de los corazones endurecidos por el pecado fuera regada por el rocío de la gracia y así "la tierra produjese" de nuevo "su fruto". Jesús, tú eres este rocío y lluvia celestial, de la que había prometido el profeta "caerá como lluvia sobre el prado segado, como lluvia que penetra en la tierra" (Sal 71, 6). Primero humedeció el "prado", pues fue la Virgen Madre quien antes que ninguna otra fue cubierta con la sombra del Espíritu Santo. Pero también lo fue toda la tierra del rededor; es decir, todo el resto de la Humanidad, en tanto que creía y se hacía bautizar, fue visitada, lavada y fecundada por la lluvia celestial (Emiliana Löhr).

-“Elías subió a la cima del Carmelo, se encorvó incluso hacia la tierra y puso su rostro entre sus rodillas”. Se pone en oración, como tú, Jesús, como yo. Se aísla, sube a una montaña y se concentra en postración profunda. Los occidentales han abandonado esas técnicas corporales de oración. Juan Pablo II se prostraba en suelo. Muchos jóvenes redescubren esta tradición del oriente.

Sube y mira hacia el mar», le dice el Señor. Pero «no hay nada.» «Vuelve siete veces.» Después de un largo período de sequía, espera ahora la lluvia bienhechora que hará cesar el hambre. Puesto que el pueblo ha abandonado a los falsos dioses, ¡es ahora el tiempo del perdón! Pero esto no se hace sin más, ni con una sola oración rápida y fugitiva. Elías persevera y pide perseverar. Siete veces. A nosotros también nos pides constancia, Señor, ayúdame a tener paciencia, como dices: "Hay que orar sin cesar y sin cansarse".

Señor, suelo desanimarme con mucha frecuencia. Creo que es suficiente pedir una vez. Me imagino que un solo esfuerzo me convertirá para siempre.

-“A la séptima vez, el servidor dijo: "Hay una nube como la palma de la mano que sube del mar"”. No es mucho, pero Elías sabe interpretar los "signos de los tiempos", y se mueve en la esperanza. Ayúdanos, Señor, a ver claro... a descubrir tu manera de atender a nuestras plegarias, a escrutar los pequeños signos que nos envías...

-“Luego se fue oscureciendo el cielo por las nubes y el viento y se produjo una gran lluvia”. Para un pueblo que durante meses de sequía está esperando, la estación de las lluvias es una promesa de fecundidad. La lluvia tan deseada acabará con el hambre. Para esos pueblos, el agua es vida, lo que da vida... Dondequiera que falte el agua la vida se para y decae. Allí donde el agua es abundante la vida brota y se desarrolla. Por eso el agua viva es una imagen de Jesús y su gracia.

Jesús, nos hablas de «agua viva». Tu bautismo, el que nos das, es inmersión en el agua, símbolo de la vida divina.

Elías reza, y Tú, Señor, nos dices que el mundo necesita almas de oración. Todos hemos de ser «contemplativos» (Noel Quesson).

3. Acabamos esta meditación pidiéndote, Señor, que nuestra caridad aumente con una oración viva, y te damos gracias con el salmo (64): "Oh Dios, tú mereces un himno en Sión," por tus cuidados continuos: “Tú cuidas de la tierra, la riegas / y la enriqueces sin medida; / la acequia de Dios va llena de agua, / preparas los trigales… / bendices sus brotes. / Coronas el año con tus bienes, / tus carriles rezuman abundancia; / rezuman los pastos del páramo, / y las colinas se orlan de alegría”.

Llucià Pou Sabaté

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada