martes, 8 de noviembre de 2011

11 de noviembre. Dedicación de la Basílica de Letrán. El templo de Dios ya no es de piedra sino Jesús, y manaba agua del lado derecho de su Cuerpo en

11 de noviembre. Dedicación de la Basílica de Letrán. El templo de Dios ya no es de piedra sino Jesús, y manaba agua del lado derecho de su Cuerpo en la Cruz, y de ahí habrá vida dondequiera que llegue la corriente

Lectura de la profecía de Ezequiel 47, 1-2. 8-9. 12. En aquellos días, el ángel me hizo volver a la entrada del templo. Del zaguán del templo manaba agua hacia levante -el templo miraba a levante-. El agua iba bajando por el lado derecho del templo, al mediodía del altar. Me sacó por la puerta septentrional y me llevó a la puerta exterior que mira a levante. El agua iba corriendo por el lado derecho. Me dijo: -«Estas aguas fluyen hacia la comarca levantina, bajarán hasta la estepa, desembocarán en el mar de las aguas salobres, y lo sanearán. Todos los seres vivos que bullan allí donde desemboque la corriente, tendrán vida; y habrá peces en abundancia. Al desembocar allí estas aguas, quedará saneado el mar y habrá vida dondequiera que llegue la corriente. A la vera del río, en sus dos riberas, crecerán toda clase de frutales; no se marchitarán sus hojas ni sus frutos se acabarán; darán cosecha nueva cada luna, porque los riegan aguas que manan del santuario; su fruto será comestible y sus hojas medicinales.»

Salmo 45,2-3.5-6.8-9. R. El correr de las acequias alegra la ciudad de Dios, el Altísimo consagra su morada.
Dios es nuestro refugio y nuestra fuerza, poderoso defensor en el peligro. Por eso no tememos aunque tiemble la tierra, y los montes se desplomen en el mar.
El correr de las acequias alegra la ciudad de Dios, el Altísimo consagra su morada. Teniendo a Dios en medio, no vacila; Dios la socorre al despuntar la aurora.
El Señor de los ejércitos está con nosotros, nuestro alcázar es el Dios de Jacob. Venid a ver las obras del Señor, las maravillas que hace en la tierra: pone fin a la guerra hasta el extremo del orbe.

Primera carta del apóstol san Pablo a los Corintios 3,9c-11.16-17. Hermanos: Sois edificio de Dios. Conforme al don que Dios me ha dado, yo, como hábil arquitecto, coloqué el cimiento, otro levanta el edificio. Mire cada uno cómo construye. Nadie puede poner otro cimiento fuera del ya puesto, que es Jesucristo. ¿No sabéis que sois templo de Dios y que el Espíritu de Dios habita en vosotros? Si alguno destruye el templo de Dios, Dios lo destruirá a él; porque el templo de Dios es santo: ese templo sois vosotros.

Evangelio según san Juan 2,13-22. Se acercaba la Pascua de los judíos, y Jesús subió a Jerusalén. Y encontró en el templo a los vendedores de bueyes, ovejas y palomas, y a los cambistas sentados; y, haciendo un azote de cordeles, los echó a todos del templo, ovejas y bueyes; y a los cambistas les esparció las monedas y les volcó las mesas; y a los que vendían palomas les dijo: -«Quitad esto de aquí; no convirtáis en un mercado la casa de mi Padre.» Sus discípulos se acordaron de lo que está escrito: «El celo de tu casa me devora.» Entonces intervinieron los judíos y le preguntaron: -«¿Qué signos nos muestras para obrar así?» Jesús contestó: -«Destruid este templo, y en tres días lo levantaré.» Los judíos replicaron: -«Cuarenta y seis años ha costado construir este templo, ¿y tú lo vas a levantar en tres días?» Pero él hablaba del templo de su cuerpo. Y, cuando resucitó de entre los muertos, los discípulos se acordaron de que lo habla dicho, y dieron fe a la Escritura y a la palabra que había dicho Jesús.

Comentario: La dedicación o consagración de la basílica de san Juan de Letrán es celebrada en toda la iglesia católica romana por tratarse de la catedral del papa, obispo de Roma. Se trata de la primera y de la cabeza de todas las iglesias del mundo católico. Fue mandada construir en el siglo IV por el emperador Constantino, el primero de los emperadores cristianos.

1. La lectura del libro del profeta Ezequiel nos presenta una visión del templo de Jerusalén, el templo añorado por los judíos durante su destierro en Babilonia, después de que fuera profanado y destruido por los babilonios. El profeta ve un templo renovado y espléndido, construido por el mismo Dios. De uno de sus costados laterales, el que mira hacia oriente, se ve surgir un torrente de aguas milagrosas que, a través del valle del Cedrón, fluye hasta alcanzar el Mar Muerto, purificando y dando vida a sus aguas. A orillas del torrente verdeará la tierra de árboles frutales cuyas hojas son medicinales. En realidad, hasta el día de hoy, todas son tierras desérticas hacia el oriente del lugar donde se levantaba el templo de los judíos, y el Mar Muerto sigue siendo un lago de aguas saladas sin ningún género de vida visible. La visión del profeta se realiza no un lugar determinado de la tierra, sino allí donde los cristianos viven el evangelio, amando a sus hermanos y sirviéndolos por amor a Jesucristo, constituyendo comunidades cristianas en las cuales, no sólo la naturaleza, sino sobre todo los seres humanos, son renovados, respetados y amados.
Ezequiel nos presenta un templo del que brotan la vida y la salvación. Un lugar de gracia. Un manantial de vida que sanea las aguas dañadas y que hace fecundos los árboles, con frutos deliciosos y nutritivos, y con hojas medicinales. La imagen es muy fuerte: el río se va volviendo más y más impetuoso a medida que corre. Todo lo cambia a su paso avanza invencible restaurando el orden y la salud que se habían perdido. Si lo miramos bien, se trata de un retorno victorioso a la condición inicial del paraíso. Del templo sale una fuerza que hace posible el plan original de Dios. En el templo, pero más aún: desde el templo la redención nos acerca a la hermosura y la inocencia propias de la creación. Según esto, el templo es la señal visible de la acción progresiva de la gracia. Mientras la gracia tenga que seguir peregrinando, necesitamos de templos que marquen el ritmo de su caminar maravilloso (fray Nelson).
El edificio puede decir mucho de los que habitan dentro, pero cuando los edificios no tienen vida... terminan por derruirse. Nosotros no hablamos de esos edificios. Nuestra realidad se hace diferente cuando tomamos conciencia de lo que llevamos dentro de nuestro ser, de lo que significa ser transmisores de un gran regalo de parte de Dios para la humanidad entera. Las lecturas de hoy nos hacen adentrarnos en la inmensidad de Dios, en las posibilidades con las que Dios cuenta también en nuestros días para acercarse a todos y dar su vida. Dice Ezequiel que un hombre lo lleva al Templo. Desde allí él es capaz de vislumbrar que sale una fuerte corriente de agua viva. Por donde pasa va gestando y produciendo vida en todo lo que las aguas tocan, hasta el punto de sanear el Mar Muerto, ese lugar donde no puede existir criatura alguna por el exceso de sal.

2. Juan Pablo II decía: “Acabamos de escuchar el primero de los seis himnos a Sión que recoge el Salterio (cf Sal 47,75,83,86 y 121). El salmo 45, como las otras composiciones análogas, celebra la ciudad santa de Jerusalén, "la ciudad de Dios, la santa morada del Altísimo" (v 5), pero sobre todo expresa una confianza inquebrantable en Dios, que "es nuestro refugio y nuestra fuerza, poderoso defensor en el peligro" (v 2; cf vv 8 y 12). Este salmo evoca los fenómenos más tremendos para afirmar con mayor fuerza la intervención victoriosa de Dios, que da plena seguridad. Jerusalén, a causa de la presencia de Dios en ella, "no vacila" (v 6). El pensamiento va al oráculo del profeta Sofonías, que se dirige a Jerusalén y le dice: "Alégrate, hija de Sión; regocíjate, Israel; alégrate y exulta de todo corazón, hija de Jerusalén. (...) El Señor, tu Dios, está en medio de ti, como poderoso salvador. Él exulta de gozo por ti; te renovará por su amor; se regocijará por ti con gritos de júbilo, como en los días de fiesta" (Sof 3, 14. 17-18).
El salmo 45 se divide en dos grandes partes mediante una especie de antífona, que se repite en los versículos 8 y 12: "El Señor de los Ejércitos está con nosotros, nuestro alcázar es el Dios de Jacob". El título "Señor de los ejércitos" es típico del culto judío en el templo de Sión y, a pesar de su connotación marcial, vinculada al arca de la alianza, remite al señorío de Dios sobre todo el cosmos y sobre la historia. Por tanto, este título es fuente de confianza, porque el mundo entero y todas sus vicisitudes se encuentran bajo el gobierno supremo del Señor. Así pues, este Señor está "con nosotros", como lo confirma la antífona, con una referencia implícita al Emmanuel, el "Dios con nosotros" (cf. Is 7,14; Mt 1,23).
La primera parte del himno (vv 2-7) está centrada en el símbolo del agua, que presenta dos significados opuestos. En efecto, por una parte, braman las olas del mar, que en el lenguaje bíblico son símbolo de devastaciones, del caos y del mal. Esas olas hacen temblar las estructuras del ser y del universo, simbolizadas por los montes, que se desploman por la irrupción de una especie de diluvio destructor (vv 3-4). Pero, por otra parte, están las aguas saludables de Sión, una ciudad construida sobre áridos montes, pero a la que alegra "el correr de las acequias" (v 5). El salmista, aludiendo a las fuentes de Jerusalén, como la de Siloé (cf Is 8,6-7), ve en ellas un signo de la vida que prospera en la ciudad santa, de su fecundidad espiritual y de su fuerza regeneradora. Por eso, a pesar de las convulsiones de la historia que hacen temblar a los pueblos y vacilar a los reinos (cf Sal 45,7), el fiel encuentra en Sión la paz y la serenidad que brotan de la comunión con Dios. La segunda parte del salmo 45 (vv 9-11) puede describir así un mundo transfigurado. El Señor mismo, desde su trono en Sión, interviene con gran vigor contra las guerras y establece la paz que todos anhelan…
La tradición cristiana ha ensalzado con este salmo a Cristo "nuestra paz" (cf Ef 2,14) y nuestro liberador del mal con su muerte y resurrección. Es sugestivo el comentario cristológico que hace san Ambrosio partiendo del versículo 6 del salmo 45, en el que se asegura que Dios "socorre" a la ciudad "al despuntar la aurora". El célebre Padre de la Iglesia ve en ello una alusión profética a la resurrección. En efecto -explica-, "la resurrección matutina nos proporciona el apoyo del auxilio celestial; esa resurrección, que ha vencido a la noche, nos ha traído el día, como dice la Escritura: "Despiértate y levántate, resucita de entre los muertos. Y brillará para ti la luz de Cristo". Advierte el sentido místico. Al atardecer se realizó la pasión de Cristo. (...) Al despuntar la aurora, la resurrección. (...) Muere al atardecer del mundo, cuando ya desaparece la luz, porque este mundo yacía totalmente en tinieblas y estaría inmerso en el horror de tinieblas aún más negras si no hubiera venido del cielo Cristo, luz de eternidad, a restablecer la edad de la inocencia al género humano. Por tanto, el Señor Jesús sufrió y con su sangre perdonó nuestros pecados, ha resplandecido la luz de una conciencia más limpia y ha brillado el día de una gracia espiritual".
Cuenta una cristiana en Tierra Santa: “He visto muchos grupos de peregrinos en los Santos Lugares. A veces, si se puede, me uno a su celebración eucarística. Y siempre se interesan por cómo se vive el cristianismo en su cuna, pisando las huellas que Él dejó. Yo me limitaba a sonreír y asentir, es cierto, es una gracia enorme. Qué más puede uno añadir… Hasta que una vez, en el Cenáculo, tras recibir todos nosotros al Señor en aquel bendito lugar donde el propio Jesús nos dio para siempre los más grandes regalos -a Él mismo, y a sus sacerdotes- me oí con sorpresa decir: -Sí, vivir en Tierra Santa es una gracia, una enorme suerte, pero la verdadera Tierra Santa está en cada sagrario del mundo, en tu parroquia, seguramente habrá unos cuantos en el camino a tu trabajo, que nunca has visitado, y allí vive Él, permanentemente, mucho más de verdad que aquí, en Tierra Santa. Y allí, cerca de casa, nos espera Él, día y noche, como alimento, como amigo que nunca falla… no es necesario llegar tan lejos. Lo que Él quiere de mí es tan sencillo como no ignorar que se ha quedado conmigo, que lo reciba siempre que pueda, a ser posible a diario, pues ¿acaso no aspiramos a tenerlo a Él por toda la eternidad en el cielo? Comulgar es tenerlo a Él conmigo, ser los dos uno. ¿Por qué iba a renunciar a mi ración diaria de cielo, mientras llega el cielo para siempre?” (Cristina Moreno). Para poder participar de este banquete es necesario creer. ¿Qué es lo que pretende Jesús? Pues no hay nada tan alto como que, comiendo su cuerpo, participemos de su divinidad; en la Eucaristía nos transformamos en lo que comemos, como dice el Concilio: "la participación del Cuerpo y Sangre de Cristo hace que pasemos a ser aquello que recibimos". Esta divinización del hombre podemos representarla con la imagen de la custodia. "Las custodias generalmente representan un sol cuyo centro es Él. Un encuadre perfecto que nos puede recordar que Jesús Eucaristía es la diana del cosmos. Punto de partida y de llegada de la creación entera. En torno a cada ostensorio o custodia bien pueden girar todas las galaxias, poniendo a la humanidad entera de rodillas en primera fila para adorarlo. Jesús Eucaristía, el Hijo de Dios, el mismo que inició este sublime traspaso lavándonos los pies" (Fanlo). Pero de nada aprovecha la carne si no lo aprovechamos en el espíritu, que es el que da vida.

3. San Pablo, en la lectura que hoy hicimos de un fragmento de su 1ª carta a los corintios, habla precisamente de un templo espiritual, no construido con piedras materiales, sino con "piedras vivas y espirituales" que somos nosotros. Así aprendemos que la Iglesia no es sólo el edificio donde se reúnen los cristianos, sino la comunidad viva y activa, que testimonia su fe en medio del mundo, y que la sigue anunciando y testimoniando a todos los que puede. Los cristianos corintios estaban divididos entre sí, formando bandos confrontados. Las causas de la división resultaban mezquinas y chocantes, y el apóstol fundador las enfrenta contraponiendo a la comunidad dividida, la imagen del único cuerpo de Cristo, en el cual todos los cristianos nos incorporamos por el bautismo. En este templo que es la Iglesia habita el Espíritu Divino, por tanto, atentar contra la unidad de la comunidad es atentar contra el Espíritu Santo.
Desgraciadamente la Iglesia sigue dividida, a pesar de la enseñanza del apóstol. Casi siempre nos sentimos orgullosos de la belleza de nuestros templos, y trabajamos mucho por mantenerlos espléndidos, como símbolos de la vitalidad de nuestras comunidades. Esto sucede tratándose de las humildes capillas e iglesitas campesinas, y de los grandes templos, santuarios y catedrales de nuestras ciudades. Si le hiciéramos caso a Pablo, trabajaríamos más bien por mantenernos unidos en la misión, en el servicio y en el testimonio, y por lograr la anhelada unidad de todos los cristianos en una sola Iglesia.
Hoy es un día óptimo para meditar sobre nuestra condición de templos, sobre el templo que es la iglesia. En la carta a los corintios, Pablo dice: "Sois templo de Dios". La razón es que "el Espíritu de Dios habita en vosotros". Para los judíos el templo de Jerusalén representaba un lugar sagrado. Desde su destrucción por parte de Tito en el año 70 no se ha vuelto a reconstruir. Sólo quedan unas enormes piedras del muro de contención sobre el que se erguía el templo de Herodes el Grande. Los judíos de hoy lo llaman el Muro Occidental. Nosotros lo conocemos, más bien, como el Muro de las Lamentaciones. A todas las horas del día y de la noche hay hombres y mujeres que rezan a Dios orientando sus cuerpos hacia esos restos (no es de extrañar que tengan la impresión de hablar con una pared…). Jesús salda definitivamente la distancia entre Dios y nosotros. No necesitamos ya ningún lugar separado para entrar en relación con Él porque todos los lugares pueden ser santos. El lugar por excelencia es el mismo cuerpo de Cristo. Este el templo nuevo. Nosotros somos las piedras de ese templo. Por tanto, la relación con Dios está ligada al reconocimiento de su presencia en todos aquellos que constituimos el cuerpo de Cristo. De aquí surge una nueva espiritualidad que siempre está por estrenar, que en toda época resulta demasiado rupturista como para que podamos aceptarla tranquilamente. Al final siempre se impone la fortaleza de un templo de piedra a la debilidad de los templos de carne y hueso (gonzalo@claret.org).

4. Jesús, siguiendo la tradición de los profetas, sustituye el templo de Jerusalén por su propio cuerpo. Jesús condena el templo como un mercado. No es ya un lugar de encuentro con Dios, una casa de Dios, sino un lugar de mercado, un espacio religioso de acumulación de dinero. Jesús echó con un látigo a todos los vendedores y cambistas del templo. Esta "violencia" profética de Jesús contra el templo y su llamado a destruir el templo, los discípulos lo entendieron después de su resurrección, pero sobre todo después del año 70, cuando el templo fue destruido por los romanos. El cristianismo nació así claramente como una religión sin templo. Su único templo era el cuerpo resucitado de Jesús. La carta de Pablo a los Corintios está en esta misma línea profética de Jesús. Para Pablo el santuario, la edificación de Dios, es la comunidad cristiana: "Ustedes son el santuario de Dios, donde habita el Espíritu de Dios". Este es el único santuario, que tiene por fundamento a Jesús. El cristianismo de los primeros siglos fue fiel esta tradición de Jesús y Pablo. Los cristianos se reunían en las casas o en sitios comunitarios, pero nunca edificaron templos. Es en el siglo IV, cuando la Iglesia de Jesús se transformó en imperio cristiano, cuando se empiezan a construir templos. Las primeras basílicas eran palacios paganos transformados en iglesias. Renació la antigua tradición judía salomónica, rechazada por los profetas, de una iglesia-templo-mercado. Si se construyeron edificios a lo largo de la historia, no fue como templos sagrados a la manera del de Salomón, sino como edificios cuya única finalidad era hacer posible la reunión de la comunidad. El único templo es la comunidad cristiana identificada con el cuerpo resucitado de Cristo (Josep Rius-Camps).
La lectura evangélica, tomada de san Juan, es el conocido episodio de la expulsión que hace Jesús de los mercaderes que comerciaban en los atrios del templo de Jerusalén. Se trató de un acto simbólico, digno de los antiguos profetas. Jesús lo realizó en su condición de Mesías, una de cuyas atribuciones, según las expectativas judías, era la de purificar el templo y devolverle su santidad original. Es que el santuario nacional de los judíos se había convertido en el epicentro de un poder económico y político, detentado por la aristocracia sacerdotal. Los que la componían, los más altos dignatarios de la religión mosaica, se aprovechaban de sus privilegios, toleraban un estruendoso mercado de víctimas para los sacrificios y de otros elementos necesarios para el culto de ese entonces: leña para los sacrificios, perfumes, panes, aceite, vino y sal, y una gran cantidad de cosas. Los sumos sacerdotes judíos y sus subalternos se lucraban de los impuestos que esos mercaderes tenían que pagar. Jesús proclama que el templo es la casa de Dios, que es casa de oración y no de tráficos mercantiles, que el templo construido por manos humanas está a punto de ser abolido para dar lugar a un templo espiritual: su cuerpo glorioso de resucitado, su Iglesia extendida por toda la tierra.
Si celebramos con alegría esta fiesta de la dedicación de la basílica de san Juan de Letrán, porque es la catedral de Roma y del papa, no podemos olvidar la lección de las lecturas, especialmente la del evangelio. El templo donde Dios quiere ser adorado de verdad, es la misma iglesia, la comunidad cristiana, unida indisolublemente a su Señor Jesucristo. La comunidad puede adorar a Dios hasta a la intemperie: desde que haya comunidad hay iglesia; si es auténtica será una iglesia movida por el Espíritu Divino, para amar y servir especialmente a los pobres y para proclamar el evangelio (Confederación Internacional Claretiana de Latinoamérica).
El Templo, lugar de la enseñanza. El templo no es una cosa. No tiene valor por sí mismo ni por sus materiales. La actitud de Jesús en el evangelio de hoy sería sacrílega si el templo fuera una cosa. Mas no es así. Su valor le viene no de su hechura sino de su lugar real en la vida de la fe de un pueblo. Ya Jeremías había denunciado la falsa confianza a que puede conducir un templo considerado como cosa. Dijo: "No confiéis en palabras engañosas, diciendo: He aquí, vosotros confiáis en palabras engañosas que no aprovechan, para robar, matar, cometer adulterio, jurar falsamente, ofrecer sacrificios a Baal y andar en pos de otros dioses que no habíais conocido. ¿Vendréis luego y os pondréis delante de mí en esta casa, que es llamada por mi nombre, y diréis: "Ya estamos salvos"; para luego seguir haciendo todas estas abominaciones? ¿Se ha convertido esta casa, que es llamada por mi nombre, en cueva de ladrones delante de vuestros ojos? He aquí , yo mismo lo he visto--declara el SEÑOR" (Jer 7,4.8-11). Son las palabras con las que el evangelista interpreta la impresionante escena de Jesús purificando el templo de Jerusalén.
Si el templo no ha de ser reducido a cosa, sí ha de ser, en cambio, lugar de enseñanza, como lo mostró Jesucristo con su mismo ejemplo (cf Mt 21,23; Mc 12,35; 14,49; Lc 19,47; 21,37; Jn 7,28). Cabe decir que es la palabra la que da su sentido y en cierto modo santifica al templo. Es el sentido que recoge la práctica católica cuando da el primer lugar en cada iglesia local a la "catedral", es decir, el lugar de la "cátedra", sede propia de la predicación y la enseñanza del obispo. Sin la palabra delos apóstoles y de sus sucesores la catedral sería sólo un edificio bonito, quizá un buen museo.
El Templo, lugar de la comunidad. Ahora bien, la palabra no está destinada a los muros o las columnas sino, desde luego, a las personas, es decir, a la comunidad. La palabra de los apóstoles (Ef 2,20; cf 1 Pe 2,5; Col 2,7) edifica a la comunidad, y es ella, en realidad, el templo que en el que Dios quiere habitar. Por eso al celebrar hoy al lugar primero de la palabra del primero entre los apóstoles, enviemos desde aquí nuestra oración por el Papa, por su magisterio y su ministerio; y recibamos también aquí la bendición, la plegaria y la palabra que él, como signo de unidad de todos los cristianos, concede a la iglesia universal desde su iglesia particular.
El Año Litúrgico no puede girar sobre otro eje que no sea el mismo Jesucristo. Pero Cristo, la Cabeza del Cuerpo Místico, está siempre unido a sus miembros. Ahora bien, se podría decir que once meses del Año Litúrgico se dedican sobre todo a los grandes misterios de Cristo. En cambio, el mes de Noviembre se dedica más bien a los miembros del Cuerpo Místico. Y así, el día 1o. celebramos la "FIESTA DE TODOS LOS SANTOS" -Iglesia Triunfante-, el día 2, la CONMEMORACION DE LOS FIELES DIFUNTOS -Iglesia Purgante-, y hoy, día 9, "LA DEDICACION DE LA BASILICA DE LETRAN" -Iglesia Militante-. Estas celebraciones de Noviembre son sumamente importantes, pues, al estar los miembros íntimamente unidos a la Cabeza, cuando recordamos a éstos, celebramos en realidad el Cuerpo Místico Total. Hoy celebramos el aniversario de la Dedicación de la basílica construida a principos del siglo IV por el emperador Constantino, en su palacio de Letrán, sobre el monte Celio. La consagró el Papa San Silvestre el 9 de noviembre del año 324, después de bautizar a Constantino y curarle, según se cree, de la lepra. Cuatro son las basílicas mayores de Roma. Pero es la de San Juan de Letrán, que antes se llamó del Salvador, la que tiene mayor categoría litúrgica, la que es llamada "MADRE Y CABEZA DE TODAS LAS IGLESIAS DE LA URBE Y DEL ORBE". Es la catedral del Papa, junto a ella habitaron los Papas varios siglos y en ella se celebraron cinco Concilios Ecuménicos. La consagración de San Juan de Letrán es el símbolo y prototipo de la consagración de nuestras iglesias para el culto divino y la oración.
El templo material es a la vez símbolo del templo espiritual, el Cuerpo Místico de Cristo. En la cúspide de este templo está la piedra viva, y esencial, la piedra divina angular, Cristo. "He aquí que yo pongo en Sión una piedra angular, escogida, preciosa..."
Junto a la Cabeza, la piedra angular, también los miembros son piedras vivas -piedras vivas y despiertas, no durmientes- de ese templo espiritual. Por tanto, un triple templo recordamos hoy. El TEMPLO MATERIAL de San Juan de Letrán, y en sentido amplio, de cualquier iglesia. EL TEMPLO ESPIRITUAL que forman entre sí, y con Cristo, todos los fieles cristianos en gracia, o Cuerpo Místico. Y EL TEMPLO DEL ALMA CRISTIANA, en gracia, en el que habita el mismo Dios. Dice la Palabra de Dios: "Si alguno me ama... vendremos a él y haremos en él nuestra morada". "¿No sabéis que sois templo de Dios y que el Espíritu Santo habita en vosotros?".
Adoremos al Señor en espíritu y en verdad. Dios está en Jerusalén, en Garizín, en el Mar, en el Campo... Dios está en cada corazón en que fija su morada de amor. De cuando en cuando la liturgia nos sorprende invitándonos a celebrar no ya la memoria de mártires, predicadores, misioneros, padres de familia, sino incluso la memoria de templos que han tenido especial significado en la historia espiritual, doctrinal, misionera, de la Iglesia. Hoy corresponde esa gloria a la famosa basílica de “San Juan de Letrán”. La primitiva iglesia-basílica de Letrán era una de las constantinianas, erigidas en el siglo IV, tras las persecuciones de los emperadores romanos, con el favor y protección del emperador Constantino. El edificio original era un palacio propiedad de la esposa de Constantino que lo donó al Papa san Silvestre. Desde entonces quedó convertido en Templo-Palacio, sede de los Papas, lugar de celebración de Concilios, centro de la cristiandad; y en ese servicio se mantuvo unos mil años, hasta que el papado se trasladó a Aviñón. Cuando los Papas volvieron a Roma, ya no acudieron a Letrán (deteriorado y olvidado) sino al Vaticano. Hoy, al celebrar esa memoria histórica, seleccionando dos textos especiales, debemos llenarla de sentido espiritual y acentuar la comunión de todas las iglesias de Cristo. Sea esta nuestra oración, pues andamos bien necesitados de volver y vivir en la unidad.
El Señor dijo a la samaritana: “se acerca la hora, ya está aquí en que los que quieran dar culto verdadero adorarán al Padre en espíritu y verdad, porque el Padre desea que le den culto así. Dios es espíritu, y los que le dan culto deben hacerlo en espíritu y verdad”. El cosmos y yo mismo, morada de Dios. En leguaje religioso, para nosotros el cosmos es morada del Dios creador, pues lo hizo y lo mantiene en su ser, siempre moviéndose, transformándose, agrandándose. Las religiones todas, de una u otra forma, confiesan esa verdad: el cosmos o es un ser divino o es obra de la mano del Ser Divino. En ese supuesto, bien podemos decir que el cosmos es “sagrado’. Pero en todas las religiones, en todas las culturas que hablan de lo divino y lo humano, de la tierra y el cielo, de Dios (o dioses) y de las criaturas, hay lugares, gestos, acontecimientos, celebraciones, ámbitos, en que lo sagrado se hace más patente. En ellos, la presencia de lo divino parece como que se palpa, y allí es donde se favorece un encuentro de conciencia que adquiere mayor relieve y profundidad. Así sucede en las cumbres de los montes, en los ríos sagrados, en los árboles de la vida, en las aras de inmolación de ofrendas y víctimas, en momentos del nacimiento de un niño a la vida y de su muerte-- ¿No tenemos cada uno un lugar, momento o ámbito en que nos hallamos y hablamos mejor con Dios?
En esta fiesta universal de la Iglesia, recordamos que aunque Dios no puede ser contenido entre las paredes de ningún edificio del mundo, desde muy antiguo el ser humano ha sentido la necesidad de reservar espacios que favorezcan el encuentro personal y comunitario con Dios. Al principio del cristianismo, los lugares de encuentro con Dios eran las casas particulares, en las que se reunían las comunidades para la oración y la fracción del pan. La comunidad reunida era —como también hoy es— el templo santo de Dios. Con el paso del tiempo, las comunidades fueron construyendo edificios dedicados a las reuniones litúrgicas, la predicación de la Palabra y la oración. Y así es como en el cristianismo, con el paso de la persecución a la libertad religiosa en el Imperio Romano, aparecieron las grandes basílicas, entre ellas San Juan de Letrán, la catedral de Roma. San Juan de Letrán es el símbolo de la unidad de todas las Iglesias del mundo con la Iglesia de Roma, y por eso esta basílica ostenta el título de Iglesia principal y madre de todas las Iglesias. Su importancia es superior a la de la misma Basílica de San Pedro del Vaticano, pues en realidad ésta no es una catedral, sino un santuario edificado sobre la tumba de San Pedro y el lugar de residencia actual del Papa, que, como Obispo de Roma, tiene en la Basílica Lateranense su catedral. Pero no podemos perder de vista que el verdadero lugar de encuentro del hombre con Dios, el auténtico templo, es Jesucristo. Por eso, Él tiene plena autoridad para purificar la casa de su Padre y pronunciar estas palabras: «Destruid este templo y en tres días lo levantaré» (Jn 2,19). Gracias a la entrega de su vida por nosotros, Jesucristo ha hecho de los creyentes un templo vivo de Dios. Por esta razón, el mensaje cristiano nos recuerda que toda persona humana es sagrada, está habitada por Dios, y no podemos profanarla usándola como un medio (Joaquim Meseguer i García).
Jesús hablaba del templo de su cuerpo. Él resucitará al tercer día, después de haber cargado sobre sí la miseria de la humanidad para clavar en la cruz el documento que nos condenaba. Así Él llevó a efecto la purificación de todos nosotros, llamados a convertirnos en una digna morada para Él. Nosotros somos el templo de su cuerpo. Él habita en nosotros, y no podemos convertir nuestra vida en una cueva da maldad, de desórdenes, de infidelidades, de injusticias, de traficantes humanos o de drogas, etc. Cuando nosotros le abramos el corazón a Cristo no será sólo para que nos le acerquemos y le demos culto, sino para que Él nos purifique de todo aquello que ha deteriorado nuestras relaciones con Dios o con el prójimo. Por eso cada uno de nosotros está llamado a hacer muchas renuncias; incluso a morir a nosotros mismos para poder vivir con autenticidad nuestro ser de hijos de Dios, guiados ya no por nuestros caprichos, o por nuestra concupiscencia, sino por el Espíritu de Dios, siempre haciendo el bien a todos, pues de la abundancia de nuestro corazón hablará nuestra boca, y nuestras obras manifestarán si en verdad Dios habita o no en nosotros.
El Señor nos reúne en este día de la fiesta de la dedicación del Templo Madre, la Basílica de San Juan de Letrán, Catedral del Papa. Celebremos el Sacrificio Eucarístico, agradable a nuestro Dios y Padre. Y no sólo nos concretemos a una acción litúrgica, pues el Señor nos pide un auténtico compromiso en la construcción de su Reino entre nosotros. La vida de Dios habita en la Iglesia; en todos y en cada uno de los diversos miembros que conformamos el Cuerpo, del que Cristo es Cabeza, participando de un mismo Espíritu. Por eso el Señor nos quiere santos en su presencia, pues no podemos continuar siendo guiados por mundanos criterios, ni dominados por nuestra concupiscencia. Quien se ha hecho uno con Cristo debe manifestar ante el mundo entero la vida nueva con la que ha sido agraciado en Cristo Jesús. Vivamos conforme a la Palabra de Dios. Vivamos conforme a la Comunión de Vida con Cristo, cuyo culmen en esta vida es la Eucaristía, que nos compromete a vivir entregados a favor de nuestro prójimo para que también ellos lleguen a ser una digna morada del Espíritu. Vivamos conforme a la comunión fraterna cuyos lazos quedan fortalecidos durante nuestra Eucaristía, pues quienes participamos de una misma Palabra, de un mismo Pan y de un mismo Espíritu no podemos vivir divididos por enemistades o discordias.
Edifiquemos el Reino de Dios. Somos nosotros mismos los que, como piedras vivas, se van adhiriendo a la construcción del Templo Santo de Dios. Que sea el Espíritu de Dios el que nos una con la fuerza poderosa de su amor. Ya Jesús decía en su Evangelio: "Padre, que todos sean uno, para que el mundo crea." En un mundo en que se han generado muchas tensiones y divisiones, la Iglesia debe ser un signo de paz, de reconciliación, de unión fraterna. No podemos anunciar a Cristo con lealtad mientras nosotros mismos vivamos mordiéndonos unos a otros. Es fácil decir que creemos en Cristo. Sin embargo la fe en Él se manifiesta a través del amor que nos tengamos unos a otros, pues no posee a Cristo aquel que vive dividido o en discordias con su prójimo. Por eso le hemos de pedir a Dios que nos purifique de todo odio y división y que infunda en nosotros su Espíritu Santo para que en verdad formemos un sólo cuerpo con un sólo espíritu y un sólo corazón. Que esa unidad la vivamos en plena comunión con el sucesor de Pedro y de los demás apóstoles, pues una Iglesia que no viva fiel a su Cabeza no podrá ser signo de unidad ni de salvación para el mundo.
Roguémosle al Señor, por intercesión de la Santísima Virgen María, nuestra Madre, que nos conceda la gracia de dejarnos llenar del Espíritu Santo para que, guiados por Él, seamos una digna morada de Dios, pudiendo manifestarnos ante todos como el signo de salvación que Dios ha puesto en el mundo para que, por medio de Él, todos puedan llegar a su plena unión con Dios. Amén (Homiliacatolica.com).
“El templo de Dios es santo, y ese templo sois vosotros.” (1Cor 3,17): “Muchas veces hemos oído decir que Moisés, después de haber sacado a Israel de Egipto, construyó en el desierto un tabernáculo, una tienda del santuario, gracias a los dones de los hijos de Jacob. Démonos cuenta de que el apóstol Pablo dice que todo esto fue un símbolo. (cf 1Cor 3,17)
Vosotros, hermanos, sois ahora el templo, el tabernáculo de Dios, como lo explica el apóstol: “El templo de Dios sois vosotros.” Templo donde Dios reinará eternamente, sois su tienda porque él os acompaña en el camino. Tiene sed en vosotros, tiene hambre en vosotros (Mt 25,35) Esta tienda, hermanos, sois vosotros mismos en el desierto de esta vida, hasta que lleguéis a la tierra prometida. Entonces tendrá lugar la verdadera dedicación, e ntonces será edificada la auténtica Jerusalén, no ya bajo la forma de una tienda sino de una ciudad.
Pero ya ahora, si somos verdaderos hijos de Israel según el Espíritu, si hemos salido de Egipto en espíritu, ofrezcamos todos nuestros bienes a la construcción del tabernáculo: “A cada cual se le concede la manifestación del Espíritu para el bien de todos...” (cf 1Cor 12,4ss) ¡Que todo sea común para todos! ¡Que nadie considere como bien propio el carisma que haya recibido de Dios! ¡Que nadie tenga envidia de un carisma otorgado a otro hermano, sino que esté convencido de que el suyo sirve para bien de todos y no dude que el bien de su hermano es también su propio bien. Dios actúa de manera que cada uno necesite al otro. Lo que uno no tiene, lo puede encontrar en el hermano. Así se guarda la humildad, la caridad aumentará y la unidad será manifestada en el Cuerpo del Cristo total” (Elredo de Rielvaux: 1110-1167).

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada