jueves, 14 de octubre de 2010

Jueves de la 28º semana: somos hijos de Dios, en Jesús, que nos da la libertad de no estar en manos de los que nos quieren esclavizar

Jueves de la 28º semana: somos hijos de Dios, en Jesús, que nos da la
libertad de no estar en manos de los que nos quieren esclavizar

1. Efesios 1:1-10 Pablo, apóstol de Cristo Jesús por voluntad de
Dios, a los santos y fieles en Cristo Jesús. Gracia a vosotros y paz
de parte de Dios, nuestro Padre, y del Señor Jesucristo. Bendito sea
el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que nos ha bendecido con
toda clase de bendiciones espirituales, en los cielos, en Cristo; por
cuanto nos ha elegido en él antes de la fundación del mundo, para ser
santos e inmaculados en su presencia, en el amor; eligiéndonos de
antemano para ser sus hijos adoptivos por medio de Jesucristo, según
el beneplácito de su voluntad, para alabanza de la gloria de su
gracia con la que nos agració en el Amado. En él tenemos por medio de
su sangre la redención, el perdón de los delitos, según la riqueza de
su gracia que ha prodigado sobre nosotros en toda sabiduría e
inteligencia, dándonos a conocer el Misterio de su voluntad según el
benévolo designio que en él se propuso de antemano, para realizarlo
en la plenitud de los tiempos: hacer que todo tenga a Cristo por
Cabeza, lo que está en los cielos y lo que está en la tierra.
El comienzo de la carta es un himno entusiasta al plan salvador de
Dios: una gran bendición a Dios, porque él nos ha bendecido antes con
toda clase de bendiciones, en Cristo Jesús. Todo es iniciativa de
Dios, que nos ha predestinado desde la eternidad a ser sus hijos, a
ser salvados por Cristo. Todo sucede siempre "en la persona de
Cristo", o sea, porque estamos unidos a su Hijo Jesús, en quien Dios
piensa "recapitular todas las cosas del cielo y de la tierra".
Jesús nos ha perdonado, nos ha hecho por tanto también hijos en su
familia, y nos destina a la salvación plena, ¿no es para alegrarnos?
,¿no tendría que cambiar la cara con que vivimos cada jornada? Porque
si somos hijos de Dios, dice S. Pablo, tendríamos que vivir con
libertad y alegría. Libertad de no tener miedo, porque estamos en el
mundo como en la casa del Padre, y no hemos de tener miedo de nadie. Y
con alegría, porque pase lo que pase será lo mejor; aunque pase algo
malo, no dejaría Dios que pasara si no fuera porque de eso Dios sacará
algo bueno: todo será para bien, para los que Dios ama, para los que
ha predestinado. Claro que esto nos compromete, porque él espera una
respuesta: "nos eligió en la persona de Cristo para que fuésemos
santos e irreprochables ante él por el amor".
"Bendito sea Dios…" El clima del alma de Pablo es la alegría y la
acción de gracias. Cada eucaristía es una «acción de gracias» por
todos los beneficios de Dios. Cuando oigo misa ¿procuro captar y
aprovechar todas las razones que podría yo tener para decir: «Bendito
sea Dios»? Es bueno también decirlo, ahora, en este momento de mi
oración.
-Dios nos ha colmado... nos ha elegido, nos ha destinado de antemano a
ser hijos suyos adoptivos por Jesucristo... Nos ha colmado de
sabiduría y de inteligencia, dándonos a conocer el misterio de su
voluntad... lo que de antemano se propuso... Toda la iniciativa parte
de Dios. Y nosotros hemos sido «colmados». Estas palabras ardientes y
sencillas manifiestan una aventura: la aventura de las relaciones
entre Dios y los hombres. El hombre no es un huérfano... no es un
producto del azar... es amado de antemano.
-Según el beneplácito de su voluntad para alabanza de la maravilla del
don gratuito que nos ha hecho en su Hijo muy amado. «Beneplácito... de
Dios para mí y para todos los hombres. «Maravilla... de Dios para mí y
para todos los hombres. «Don gratuito... de Dios para mí y para todos
los hombres. El gran don es Cristo. La gran maravilla es Cristo.
-El nos obtiene por su sangre la redención, el perdón de nuestras
faltas. Esta es la prueba de la gratuidad. Éramos culpables, somos,
todavía culpables y Dios nos ama, nos salva y nos perdona... y El pone
el precio, el precio de su sangre. En lugar de estar dando vueltas a
mis pecados con amargura y despecho de amor propio... ¿por qué, Señor,
no considerarlos como Tú haces, como aquello que ha suscitado tu amor
y tu perdón? La «gracia» de Dios es inagotable. Ciertos días sentimos
más la necesidad de afirmarnos a tales certezas... los días en que
tenemos la impresión de continuar siendo pecadores, incapaces de salir
del pecado, de estar clavados a nuestros hábitos. La gracia es
«inagotable».
-Dios proyectaba hacer que todo tenga a Cristo por cabeza: lo celeste
y lo terrestre. He ahí el «proyecto» de Dios, antes secreto y ahora
«revelado»: recapitular todas las cosas en Cristo... Ahora que conozco
el designio de Dios, ¿cómo colaboro a él? ¿Soy un artífice de unidad?
¿Considero que es una oportunidad para la humanidad dividida? (Noel
Quesson).

2. Salmo 98:1-6: Salmo. Cantad a Yahveh un canto nuevo, porque ha
hecho maravillas; victoria le ha dado su diestra y su brazo santo.
Yahveh ha dado a conocer su salvación, a los ojos de las naciones ha
revelado su justicia; se ha acordado de su amor y su lealtad para con
la casa de Israel. Todos los confines de la tierra han visto la
salvación de nuestro Dios. ¡Aclamad a Yahveh, toda la tierra,
estallad, gritad de gozo y salmodiad! Salmodiad para Yahveh con la
cítara, con la cítara y al son de la salmodia; con las trompetas y al
son del cuerno aclamad ante la faz del rey Yahveh. Cantamos a Dios
que nos da sus dones, su misericordia y su fidelidad son para siempre…
3. Lucas 11:47-54 «¡Ay de vosotros, porque edificáis los sepulcros de
los profetas que vuestros padres mataron! Por tanto, sois testigos y
estáis de acuerdo con las obras de vuestros padres; porque ellos los
mataron y vosotros edificáis. «Por eso dijo la Sabiduría de Dios: Les
enviaré profetas y apóstoles, y a algunos los matarán y perseguirán,
para que se pidan cuentas a esta generación de la sangre de todos los
profetas derramada desde la creación del mundo, desde la sangre de
Abel hasta la sangre de Zacarías, el que pereció entre el altar y el
Santuario. Sí, os aseguro que se pedirán cuentas a esta generación.
«¡Ay de vosotros, los legistas, que os habéis llevado la llave de la
ciencia! No entrasteis vosotros, y a los que están entrando se lo
habéis impedido.» Y cuando salió de allí, comenzaron los escribas y
fariseos a acosarle implacablemente y hacerle hablar de muchas cosas,
buscando, con insidias, cazar alguna palabra de su boca.
-Cuando Jesús salió de allí -según san Lucas, todo eso se dijo en casa
de un doctor de la Ley- los escribas y los fariseos comenzaron a
acosarlo implacablemente sobre muchas cuestiones, estando al acecho
para atraparlo con sus propias palabras. Sí, Jesús ha sido rechazado,
rehusado. ¿Cómo es posible, Señor? El más grande entre los profetas.
Aquel que llevo a la perfección la enseñanza religiosa. El mundo, en
todo tiempo, rehúsa la revelación de Dios. "Yo" soy de los que rehúsan
la revelación de Dios ¡Señor. ten piedad del mundo! ¡Ten piedad de
todos aquellos que rehúsan, ten piedad de mí! (Noel Quesson).
Es valiente Jesús, no tiene miedo de que lo critiquen, de que lo
maten, no tiene miedo de mezclarse con las cosas humanas, de meterse a
hacer justicia, de desenmascarar las actitudes de las clases
dirigentes de su época. Hay mucho miedo hoy día, se prefiere la
seguridad… y es que sólo quien no tiene miedo es libre, quien no se
deja intimidar por las amenazas porque no tiene nada que perder,
porque sabe que perder las cosas de este mundo es cartón repintado,
cosas como de teatro, bambalinas de poca cosa, y en cambio vale mucho
más la dignidad de la libertad interior… hemos de vivir como nos dice
Jesús, sin miedo. Y comunicar a los demás esperanza y alegría, y
quitar esas angustias y miedos que vemos alrededor (Llucià Pou
Sabaté).

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada