miércoles, 11 de julio de 2012


Jueves de la semana 14 de tiempo ordinario

Meditaciones de la semana
en Word y en PDB
«Id y predicad diciendo que el Reino de los Cielos está al llegar: Curad a los enfermos, resucitad a los muertos, sanad a los leprosos, arrojad a los demonios; gratuitamente lo recibisteis, dadlo gratuitamente. No llevéis oro, ni plata, ni dinero en vuestras fajas, ni alforja para el camino, ni dos túnicas, ni sandalias, ni bastón, porque el que trabaja merece su sustento. En cualquier ciudad o aldea en que entréis, informaos sobre quién hay en ella digno; y quedaos allí hasta que salgáis. Al entrar en una casa dadle vuestro saludo. Si la casa fuera digna, venga vuestra paz sobre ella; pero si no fuera digna, vuestra paz revierta a vosotros. Si alguien no os acoge ni escucha vuestras palabras, al salir de aquella casa o ciudad, sacudid el polvo de vuestros pies. En verdad os digo que en el día del Juicio habrá menos rigor para la tierra de Sodoma y Gomorra que para esa ciudad.» (Mateo 10, 7-15)

1º. Jesús, mandas a los apóstoles a predicar y a curar a las gentes de sus enfermedades.
«El Reino de los Cielos está al llegar.»
Y ya ha llegado.
Porque desde que has muerto en la cruz, puedo tenerte en mi alma en gracia: el Reino de Dios está dentro de mí.
Pero hace falta llevar este reino a todos los hombres.
«La Iglesia ha nacido con este fin: propagar el reino de Cristo en toda la tierra para gloria de Dios Padre, y hacer así a todos los hombres partícipes de la redención salvadora, y por medio de ellos ordenar realmente todo el universo hacia Cristo. Toda la actividad del Cuerpo místico, dirigida a este fin, recibe el nombre de apostolado, el cual la Iglesia lo ejerce por obra de todos sus miembros, aunque de diversas maneras» (Vaticano II.- A. A.-2).
«Gratuitamente lo recibisteis, dadlo gratuitamente.»
Jesús, tengo fe porque la he recibido de Dios a través de mis padres, de profesores, amigos, etc.
Ahora me toca a mí pasar esa fe a los que están a mi alrededor.
Y la tengo que pasar íntegra, sin acomodarla a mis defectos, sin «humanizaría» para que se adapte mejor a la cultura del momento.
«No llevéis oro ni plata, ni dinero en vuestras fajas».
El apostolado no se hace a base de dinero, sino a base de buen ejemplo y de amistad verdadera.
Jesús, el apostolado lo haces Tú, pero necesitas mis labios y mis obras.
Si mi trabajo no es ejemplar, si no me busco más que a mí mismo, si no hablo de Ti a mis parientes y amigos, difícilmente vas a poder remover a la gente que me rodea.
2º. «En las empresas de apostolado está bien -es un deber- que consideres tus medios terrenos (2+2=4), pero no olvides ¡nunca! que has de contar, por fortuna, con otro sumando: Dios +2+2...» (Camino.-471).
Jesús, en tu compañía había unas mujeres que ayudaban en los temas materiales; también sabemos que Judas llevaba la bolsa con el dinero para comprar lo necesario o dar limosnas.
Toda obra espiritual -y, por tanto, la Iglesia en general- necesita también de recursos materiales.
es un deber contribuir en lo que pueda a sostener esas necesidades.
Aún más que el dinero, a veces lo que hace falta es el tiempo: mi tiempo.
Jesús, quieres que, sin que sea un desorden para mis actividades profesionales y familiares, encuentre el tiempo para ayudar en lo que pueda a la Iglesia.
Más importante que los medios terrenos, lo que necesitan las obras de apostolado es oración: rezar por la Iglesia, rezar por el Papa y por los Obispos, rezar por los sacerdotes y religiosos, rezar por las vocaciones sacerdotales, rezar por todas las instituciones de la Iglesia, para que tengan vocaciones y den mucho fruto en servicio de todas las almas.
Jesús, que no pase ningún día sin que rece por la Iglesia.
«Si la casa fuera digna, venga vuestra paz sobre ella.»
Jesús, quieres que las casas cristianas, las familias cristianas, sean un ejemplo de paz y de alegría: que se note que Tú estás presente, que el Reino de los Cielos está en medio de ese hogar cristiano.
Este es uno de los grandes mensajes que el mundo necesita: ver familias unidas, viviendo con amor y esperanza las alegrías y sufrimientos propios del hogar.
¿Cómo me comporto en mi propia casa?
¿Cómo colaboro para mantener siempre un clima de paz y optimismo?
Jesús, te pido por mi familia y por todas las familias del mundo.
Te pido especialmente por las familias cristianas, para que sean ejemplo y esperanza para las demás familias, y prueba de que tu Reino ha llegado y está en medio de nosotros.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada