sábado, 22 de enero de 2011

2ª semana, sábado: «La sangre de Cristo se ha ofrecido a Dios como sacrificio sin mancha», por eso Dios lo glorificó y damos gracias: «Pueblos todos,

2ª semana, sábado: «La sangre de Cristo se ha ofrecido a Dios como sacrificio sin mancha», por eso Dios lo glorificó y damos gracias: «Pueblos todos, batid palmas, aclamad a Dios con gritos de júbilo»: «Habiendo entrado una vez para siempre en el santuario del cielo, ahora intercede por nosotros».
Hebreos 9:2 - 3, 11 – 14: 2 Porque se preparó la parte anterior de la Tienda, donde se hallaban el candelabro y la mesa con los panes de la presencia, que se llama Santo. 3 Detrás del segundo velo se hallaba la parte de la Tienda llamada Santo de los Santos, 11 Pero presentóse Cristo como Sumo Sacerdote de los bienes futuros, a través de una Tienda mayor y más perfecta, no fabricada por mano de hombre, es decir, no de este mundo. 12 Y penetró en el santuario una vez para siempre, no con sangre de machos cabríos ni de novillos, sino con su propia sangre, consiguiendo una redención eterna. 13 Pues si la sangre de machos cabríos y de toros y la ceniza de vaca santifica con su aspersión a los contaminados, en orden a la purificación de la carne, 14 ¡cuánto más la sangre de Cristo, que por el Espíritu Eterno se ofreció a sí mismo sin tacha a Dios, purificará de las obras muertas nuestra conciencia para rendir culto a Dios vivo!
Salmo 47: 2 - 3, 6 – 9: 2 ¡Pueblos todos, batid palmas, aclamad a Dios con gritos de alegría! 3 Porque Yahveh, el Altísimo, es terrible, Rey grande sobre la tierra toda. 6 Sube Dios entre aclamaciones, Yahveh al clangor de la trompeta: 7 ¡salmodiad para nuestro Dios, salmodiad, salmodiad para nuestro Rey, salmodiad! 8 Que de toda la tierra él es el rey: ¡salmodiad a Dios con destreza! 9 Reina Dios sobre las naciones, Dios, sentado en su sagrado trono.
Marcos 3: 20 – 21 20 En aquel tiempo, Jesús vuelve a casa. Se aglomera otra vez la muchedumbre de modo que no podían comer. 21 Se enteraron sus parientes y fueron a hacerse cargo de él, pues decían: «Está fuera de sí.»
Comentario: 1. Hebreos 9,2-3.11-14: a) Hablando todavía del sacerdocio de Cristo, la carta compara dos elementos importantes del Templo de Jerusalén (o sea, del AT) con la nueva realidad de Jesús: el Templo mismo y los sacrificios. Explica, ante todo, cómo funcionaba el Templo: con un recinto anterior, llamado «santo», y otro más interior y oculto, llamado «santísimo». El sumo sacerdote de turno entraba en el «santísimo» una vez al año, en la fiesta de la Expiación, para ofrecer al Señor sacrificios por el pueblo. Pero Jesús ha entrado en otro Templo mucho mejor, el del cielo, a través de la «cortina» de su muerte pascual. Allí ha sido constituido Sacerdote y Mediador nuestro ante Dios. En cuanto al sacrificio, los sacerdotes de la antigua Alianza ofrecían una y otra vez sacrificios de animales, por sus pecados y por los del pueblo, porque la sangre de los animales no era eficaz para conseguir para siempre la salvación. Mientras que Cristo se ha ofrecido a sí mismo, no unos animales, y su Sangre nos ha conseguido de una vez por todas la liberación.
b) En los prefacios del Tiempo Pascual damos gracias a Dios por este sacerdocio perfecto de Cristo, por la eficacia de su sacrificio personal en la Cruz, que hace inútiles ya todos los demás sacrificios, y también porque en él, ahora resucitado y glorificado junto a Dios, permanece vivo el sacerdocio y el sacrificio: - Cristo, nuestra Pascua, ha sido inmolado», - él no cesa de ofrecerse por nosotros, de interceder por todos ante ti; inmolado, ya no vuelve a morir; sacrificado, vive para siempre», - él, con la inmolación de su cuerpo en la cruz, dio pleno cumplimiento a lo que anunciaban los sacrificios de la antigua alianza, y ofreciéndose a si mismo por nuestra salvación, quiso ser al mismo tiempo sacerdote, víctima y altar».
Todos los esfuerzos humanos fracasan a la hora de conseguir la salvación. No nos salvamos a nosotros mismos, por muchos «sacrificios de animales» que hagamos. Es Cristo Jesús quien nos ha salvado y el que también ahora sigue en el cielo intercediendo por nosotros. El es el verdadero Sacerdote, que ha asumido nuestra debilidad y nos reconcilia continuamente con su Padre.
Todos los demás sacerdotes -los ministros ordenados en la Iglesia- participan de este sacerdocio de Cristo. Todos los demás templos -nuestras iglesias y capillas- son imagen simbólica del verdadero Templo en el que sucede nuestro encuentro con Dios, el mismo Cristo Jesús. Todos los demás sacrificios -también la ofrenda que cada día hacemos de nuestra vida a Dios son participación del sacrificio de Cristo. En cada Eucaristía entramos en ese movimiento de entrega de Jesús, nos sumamos a su sacrificio único, colaborando así a la salvación nuestra y del mundo.
-Cuando se presentó Cristo como sumo sacerdote de los bienes futuros... ¡Sorprendente fórmula! ¡Jesús, "el sumo sacerdote de la felicidad"! No precisa de ningún comentario. Sólo hay que saborear detenidamente esa función sacerdotal de Jesús. Quiere nuestro bien. Trabaja en ello, para ello dio toda su vida. Y esta felicidad, que es total y nos colma, está en marcha, ¡«viene»!
-A través de una «tienda» mayor y más perfecta, no fabricada por mano de hombre, es decir, no de este mundo. Alusión al Santo de los Santos, ese santuario más recoleto del Templo -llamado el "Tabernáculo" o «Tienda»-, donde el sumo sacerdote judío entraba una vez al año, cuando el pueblo celebraba el gran perdón del Kippur. Jesús había dicho: «Destruid ese Santuario y yo construiré otro no edificado por hombres.» (Marcos, 14-58.) Además, a la muerte de Jesús los evangelistas muestran el «velo» del Templo rasgado en dos (Marcos, 15-37). Como afirmando que la sede del Santo de los santos es destruida. En adelante, el verdadero lugar de nuestro acceso a Dios es el Cuerpo de Cristo... santuario «mayor» y más «perfecto» que el antiguo santuario, ¡construido por Dios mismo!
-Es así que penetró en el santuario del cielo... una vez para siempre. Y allí nos introduce con El. Porque Jesús no es sólo el «camino del cielo» como suele decirse, es ya el cielo realizado: «nos resucitó y nos hizo sentar en el cielo.» (Efesios, 2-6). Sí, el cielo ha comenzado en la medida en que vivimos «en el Cuerpo de Cristo»», desde aquí abajo.
-Esparciendo no sangre de animales, sino la suya propia. El tema de la sangre es muy importante en toda esa Epístola. No acabamos de comprender el simbolismo que todo esto contiene porque en occidente prácticamente no tenemos nunca ocasión de asistir a un «sacrificio ritual», como los hay todavía en el culto de algunas religiones. Se degüella un animal en honor de un dios y se comulga en lo sagrado untando con sangre caliente las manos, el rostro y el dintel de la puerta de la casa. La sangre es símbolo de la «vida». Sólo Dios tiene poder sobre la vida. En muchas civilizaciones que están mucho más en contacto directo con la naturaleza que nosotros está prohíbido beber la sangre. Para los hebreos la sangre es algo sagrado (Lv 17,11; 14; Dt 12, 23), el uso de la sangre se reserva exclusivamente para hacer «ofrenda a Dios». Así pues, cada vez que la Escritura trata de la sangre podríamos reemplazar ese término por el de «vida ofrecida»: cuando Jesús ofrece su sangre en la cruz es sólo el gesto exterior y visible que expresa la ofrenda interior que hace de su vida... cuando nos da su sangre en comunión eucarística, es el signo exterior concreto que expresa que nos da su vida. -Obtuvo así una redención definitiva. Pues si la simple aspersión con sangre de un animal proporcionaba una pureza exterior a los contaminados... La sangre de Cristo hace mucho más: impulsado por el Espíritu eterno, Jesús se ofreció a sí mismo a Dios... Y su sangre purificará nuestra conciencia de las obras muertas para que podamos rendir culto al Dios vivo. Jesús se ofreció. Sacrificó no la vida de otro sino la suya. Y dio así la mayor prueba de amor a Dios y a los hombres. Y en su ofrenda nos invita a ofrecer también nuestra vida en culto espiritual (Noel Quesson).
Con el pasaje de hoy, el autor llega a formular la razón definitiva de su acusación de ineficacia contra el culto antiguo. En primer lugar entiende todo el proceso ritual del día de la Expiación como símbolo de su propio fracaso. La entrada en el Santo de los Santos es para el autor, como para todo israelita, el acercamiento a Dios. Pues bien: la abundante cantidad de limitaciones -una sola persona, una sola vez al año, con sangre expiatoria por sus propios pecados y por los de los demás- es clara señal de que no es ésta la verdadera entrada del hombre ante Dios.
Del símbolo pasa Heb a la realidad, leída -no es preciso repetirlo- a la luz de la revelación que constituye para él la cruz de Jesucristo. En el tiempo presente "se ofrecen dones y sacrificios que no pueden transformar en su conciencia al que practica el culto, pues se relacionan sólo... con observancias externas" (9-10). La cruz de Jesús ha enseñado al autor dónde está realmente el problema del hombre; la perdición del hombre es su pecado, no entendido más o menos imaginativamente como una barrera que impide el paso a Dios o como una mancha en la conciencia, sino como un alejamiento de Dios voluntario, consciente y libre. El problema del hombre está en él mismo, en lo que el hombre tiene de decisión libre, responsable, de sí mismo ante Dios. Salvar al hombre es «limpiarlo de su pecado» (9,13-14), "perfeccionarlo" (10,14), «acercarlo a Dios» (7,19; 10,19-20), "hacer lo perfecto en la conciencia" (9,9), es decir, posibilitar la verdadera recuperación de su libertad en Dios y para Dios.
Todo el antiguo culto intentaba tender un puente imposible entre la «conciencia» y los «preceptos carnales» (9,9-10). Por definición era el intento de hallar la «purificación» del hombre a base de realidades situadas fuera de él mismo y de su decisión. Es imposible que actos o cosas exteriores al hombre -ritos de carne (9,9), sangre de animales (10 4) o lo que sea- puedan cambiar la sede del pecado humano, la decisión libre y personal. El culto antiguo fue un engaño continuo y repetido (10, 1-4). Con esto Heb nos enseña a aplicar la cruz de Cristo como criterio para discernir todo lo que pretende presentarse como salvador o liberador del hombre (G. Mora).
Hemos visto hoy la Superioridad de la Nueva Alianza: ley interior del Corazón, luz interior y amor, la remisión de los pecados es la característica de la Nueva Alianza. La antigua está aniquilada, condenada a que desaparezca. Luego, la semana próxima, las lecturas nos irán llevando por la superioridad del sacrificio de Cristo, después de que se va que su sacerdocio es superior. Es ministro de un santuario y mediador de la nueva alianza. Ha de centrar el sacrificio y toma el propiciatorio del templo de Moisés como modelo, el arca de la alianza, y él entra en el Sancta Sanctorum, y nos atrae hacia él.
Ya no entramos en un templo construido por manos humanas para ofrecerle un sacrificio a Dios. Entramos, más bien, en la persona, en la humanidad de Cristo; no vamos a ver, como espectadores, la realización del Sacrificio, sino que nosotros mismos nos involucramos en él, con un compromiso personal que nos lleva a ser solidarios unos de otros, pues no ofrecemos a Dios algo externo a nosotros, sino nuestra misma persona que, llena del Espíritu Santo, vive en obediencia a la voluntad del Padre, y en un amor sincero y comprometido con Dios y con el prójimo. Por eso, por nuestra unión a Cristo, podemos decir que en el Sacerdote y en el Pueblo sacerdotal, cuando ofrecemos el sacrificio grato a Dios, coinciden en nosotros tanto el sacerdote como la víctima. Por ello hemos de vivir en una continua conversión y en un continuo crecimiento en el amor. Sólo así tendremos una esperanza cierta de participar eternamente de la Gloria de nuestro Dios, Señor y Sumo Sacerdote, Jesucristo, pues ya desde ahora seremos gratos a nuestro Dios y Padre.
2. Sal. 47 (46). Si es que sube a los cielos, es que antes bajó a nuestra tierra. El Hijo de Dios se anonadó a sí mismo y tomó la condición de esclavo. En todo fue obediente, obediente hasta la muerte, y muerte de Cruz. Así nos enseñó el camino del amor fiel, mediante el cual el Padre Dios nos reconocerá como a sus hijos amados, en quienes Él se complace. Mediante su amor, convertido en servicio y en entrega para nuestra salvación, el Hijo de Dios, Cristo Jesús, regresa a su Padre, llevando consigo a todos los que creemos en Él. Pero nuestro camino no es fácil; pues también a nosotros corresponde cargar nuestra cruz de cada día e ir tras las huellas de Cristo. E ir tras las huellas del Señor significa que también nosotros hemos de vivir en el amor fiel a nuestro Dios y Padre, para que hagamos en todo su voluntad, amando y sirviendo a nuestro prójimo para que también él, junto con nosotros, alcance la salvación eterna. Y para que esto llegue a ser realidad hemos de estar dispuestos incluso a entregar nuestra vida, con tal de que todos lleguen al conocimiento de la Verdad y participen de la Vida eterna.
3.- Mc 3,20-21. A Jesús le llaman loco. Pero no pierde su equilibro interior. Señor, ayúdanos a salir adelante en nuestras tareas. Ayúdanos a guardar el equilibrio. Ayúdanos a saber encontrar tiempo para hacer lo esencial. Ayúdanos a saber encontrar tiempo... para la oración, por ejemplo. –“Oyendo esto sus familiares, salieron para llevárselo, pues decían: "¡Está fuera de Sí!"” He aquí lo que se decía en familia. "¡Está loco!" Evidentemente, la imagen que ahora daba, ¡era tan diferente de la que había dado durante los treinta años tranquilos en su pueblo! Va a meternos en líos. Se temen represalias de las autoridades. Si la cosa va mal puede repercutir en nosotros... Saben muy bien que los fariseos y los herodianos estaban de acuerdo para suprimirlo. Jesús se mete en líos, se compromete con la justicia, a costa de lo que haga falta. En el caso de Jesús, seguir el dictamen de la familia significaba abandonar la Causa del Reino. María Santísima es siempre para él un apoyo, porque desde el primero hasta el último momento —cuando ella se encontraba al pie de la Cruz— se mantuvo sólidamente firme en la fe y confianza hacia su Hijo. ¿Cuántas veces nos tachan a los católicos de ser “exagerados”? Pero ¿quién es el loco? Quien no ama, no vive… y amar es apostar totalmente, no quedarse con medias tintas… amar es dar la vida, tocar las bienaventuranzas. Llucià Pou Sabaté

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada